Torra llama al diálogo a Sánchez tras la toma de posesión del Govern

Los consejeros del nuevo Gobierno catalán tomaron posesión de sus cargos en un acto celebrado en el Palacio de la Generalitat en el que prometieron “lealtad” al presidente Quim Torra, sin alusiones a la Constitución española, el Estatuto de Cataluña o el Rey. Previamente, en lo que los diarios consideran un homenaje a los “presos y a los exiliados”, familiares de los exconsejeros Josep Rull, Lluís Puig, Jordi Turull y Toni Comín, que permanecen encarcelados en Madrid, leyeron cartas en las que éstos expresaban su renuncia a ser restituidos en sus cargos “por el bloqueo del Estado”.

En su discurso institucional, el president Torra volvió a comprometerse a “avanzar hacia la construcción de un Estado independiente en forma de república”, y llamó al nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a abrir un diálogo para que la actual situación en Cataluña no se prolongue “ni un día más”. “Tenemos que hablar, tenemos que tomar riesgos y negociar de gobierno a gobierno”, dijo el mandatario catalán, que reivindicó “el mandato expresado por el pueblo catalán el 1 de octubre”. “Tenemos un mandato republicano y democrático que hemos de cumplir. Pongámonos manos a la obra. Viva Cataluña libre”, concluyó.

El Gobierno catalán, finalmente, quedó constituido por 13 consejeros: Pere Aragonès (Vicepresidencia y Economía), Elsa Artadi (Presidencia y portavoz), Àngels Chacón (Empresa y Conocimiento), Ernest Maragall (Acción Exterior), Miquel Buch (Interior), Josep Bargalló (Enseñanza), Alba Vergés (Salud), Damià Calvet (Territorio y Sostenibilidad), Laura Borràs (Cultura), Ester Capella (Justicia), Chakir El Homrani (Trabajo, Asuntos Sociales y Familias), Jordi Puigneró (Políticas Digitales y Administración Pública) y Teresa Jordà (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación).

AUSENCIAS

 

A la toma de posesión no asistió ningún representante del Partido Popular, Ciudadanos ni de la CUP. La líder de la oposición y portavoz de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, justificó su ausencia debido a la presencia de símbolos independentistas como el lazo amarillo. “No lo podemos aceptar, porque el Govern debe ser para todos los catalanes, no sólo para los que legítimamente llevan el lazo amarillo”, señaló. Tampoco asistió ningún representante del Estado a la toma de posesión que, según subrayan los diarios, empezó media hora después de que Pedro Sánchez tomara posesión como presidente del Gobierno.

Finalizado el acto, trabajadores de la Generalitat colocaronn en el balcón del Palau una pancarta pidiendo la libertad de los “presos políticos” y el regreso de los exiliados. El presidente Torra, que salió a saludar al centenar de personas concentradas en el exterior, prometió luchar para “liberar a presos y exiliados”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar