Sánchez toma posesión ante el Rey, sin Biblia ni crucifijo por su condición de ateo

Pedro Sánchez ha comparecido ante el Rey para prometer su cargo de Presidente del Gobierno de España con su exigencia personal, por primera vez en la actual etapa democrática, de no contar con la Biblia ni el crucifijo, y solamente la Constitución.

Pedro Sánchez defiende que España sea un Estado laico, personalmente se considera ateo y ya ha se ha posicionado en contra de la enseñanza de la religión en los centros educativos públicos y privados. La fórmula de juramento fué utilizada por Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo-Sotelo, José María Aznar y Mariano Rajoy. Felipe González y José Luís Rodríguez Zapatero optaron por la promesa, pero no exigieron la retirada de los símbolos tradicionales.

Acudieron al Palacio de La Zarzuela el presidente del Gobierno entrante, Pedro Sánchez Pérez-Castejón; el titular del Gobierno saliente, Mariano Rajoy Brey;  la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana María Pastor Julián; el presidente del Senado, Pío García-Escudero Márquez; el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; y el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes Serrano, así como el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá Polo que actuó como notario mayor del Reino y el director general de los Registros y del Notariado, Javier Gómez Gálligo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar