Sánchez busca apoyos para la “regeneración”

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, tiende la mano a todos los partidos que consideren “inaceptable” que Mariano Rajoy siga al frente del Gobierno para “construir un gran acuerdo nacional de regeneración” y abrir una “nueva etapa” con una “hoja de ruta clara: censura, estabilidad y elecciones”. En su discurso ante el Comité Federal del PSOE, Sánchez apeló a los 350 diputados del Congreso para que sean conscientes de que “lo que está en juego es la confianza de la ciudadanía en la política”.

Para Sánchez, la democracia “no se puede ver encadenada a la corrupción de un Gobierno bunkerizado que se niega a reconocer la verdad, que su tiempo político acabó y que la legislatura ya nació herida, porque el Gobierno ya estaba herido por la corrupción”.

El líder socialista subrayó que tras la sentencia de la Gürtel el tiempo de “no hacer nada se acabó”, y añadió que el sistema político español requiere que un partido tan importante como el PP pase “a la oposición” para que pueda “regenerarse, extirpar el mal de la corrupción” y a partir de ese momento “representar al votante conservador”. Sánchez subrayó que si se ha presentado esta moción de censura es porque “Rajoy no ha asumido la responsabilidad de dimitir”, lo que no ha dejado al PSOE otra opción que la de acudir a esta herramienta constitucional.

El Comité Federal del PSOE ratificó por unanimidad la decisión de Pedro Sánchez de plantear una moción de censura contra Mariano Rajoy, sin abrir ningún tipo de negociación con otros grupos parlamentarios para conseguir apoyos. Las intervenciones que se sucedieron al discurso del secretario general fueron todas de “apoyo” a la iniciativa, con algunas precisiones.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dijo que comparte la decisión de la dirección federal pero añadió que “no puede haber acuerdo alguno ni concesión” alguna a los independentistas. En la misma línea, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, dijo que los socialistas no pueden apostar por un Gobierno “pendiente de los independentistas”.

Desde otra perspectiva, la presidenta de Baleares, Francina Armengol, defendió que no sería ningún “riesgo” que la moción saliera adelante con el voto de los independentistas, dado que se trata de una situación “excepcional”. Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, defendió la moción de censura como una “obligación de higiene democrática” y censuró la “bajeza moral” de quienes acusan a Sánchez de pactar con los independentistas.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Margarita Robles, aceptó ayer que la falta de apoyos puede llevar a Pedro Sánchez a perder la moción de censura, pero sostuvo que para los socialistas “no se trata de ganar o no ganar”, sino de “cumplir con su obligación ética y democrática”.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar