El ex-ministro Zaplana, detenido por blanqueo de capitales

Eduardo Zaplana, ex ministro del PP y presidente de la Generalitat Valenciana entre 1995 y 2002, fue detenido en Valencia por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en una investigación por delitos de blanqueo de capitales, cohecho, malversación y prevaricación. En la denominada Operación Erial, coordinada por el Juzgado de Instrucción número 8 de Valencia y por la Fiscalía Anticorrupción, fueron detenidas otras seis personas. Además, han sido imputados el exdirector de la Policía y vicepresidente autonómico Juan Cotino y la mujer de Zaplana, Rosa Barceló.

La investigación rastrea el cobro de unos diez millones de euros en comisiones ilegales recibidas por la adjudicación de contratos públicos durante la etapa de Eduardo Zaplana al frente de la Generalitat Valenciana. Dichas comisiones se habrían ocultado en paraísos fiscales y retornado a España recientemente.

 

El exministro habría sido descubierto intentando repatriar el dinero que mantenía oculto en Uruguay a través de un circuito internacional en el que también figuraba Luxemburgo. La pista inicial que puso a los agentes sobre la pista fue un dosier entregado por un ciudadano sirio a Marcos Benavent, arrepentido del caso Taula.

Zaplana ocultaba presuntamente en Panamá comisiones por 10,5 millones de euros a través de empresas pantalla creadas y controladas por un bufete de Montevideo. El político podría haber acumulado hasta 20 millones de euros en paraísos fiscales.

Los agentes de la Guardia Civil se personaron  en dependencias de la Consejería de Economía de la Generalitat y solicitaron toda la documentación disponible sobre el proceso de privatización del servicio de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) iniciado en 1997 por el Gobierno de Zaplana, así como los contratos de adjudicación del Plan Eólico de la Comunidad Valenciana, que arrancó en 2001.

Las sospechas se centraron en los contratos que se adjudicaron a las empresas Servicios de Excavaciones y Sedesa, ambas propiedad de la familia Cotino, dos de cuyos miembros, los hermanos Vicente y José, fueron detenidos.

Eduardo Zaplana fue trasladado a las dependencias de la Comandancia de la Guardia Civil en Valencia después de haber estado presente en el registro de su chalé en la localidad alicantina de Benidorm, que se prolongó durante varias horas.

El PP acordó suspender de militancia a Zaplana tras su detención. Una medida que será cautelar mientras avanzan las investigaciones. De igual modo, Telefónica ha suspendido “con carácter inmediato” su relación laboral con Zaplana. La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, manifestó respecto a la detención del exministro: “Que actúe la Justicia, que es lo que tiene que hacer”. Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, consideró “una mala noticia” la detención de Zaplana. El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, se mostró “sorprendido” y subrayó la respuesta rápida del partido.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar