Las familas, contra la impunidad de los crimenes de ETA

 

El gallego Miguel Angel Blanco, una de las ochocientas víctimas de ETA

 

Las víctimas del terrorismo coincidieron, en líneas generales, en señalar que el comunicado en el que ETA anuncia su disolución no es más que la constatación de su derrota, aunque la banda no la haya asumido ni se haya hecho responsable única de su actividad, que no debe quedar impune ni premiarse con el acercamiento de sus presos.

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, (FVT), Marimar Blanco, hermada del asesinado Miguel Angel Blanco, recordó que “aún existen más de trescientos crímenes de ETA sin esclarecer, además de víctimas desaparecidas”, por lo que, añadió, “la banda terrorista no puede encontrar ninguna vía para la impunidad de sus crímenes”. Según Blanco, no es “un acto voluntario”, sino “la constatación de una evidencia”.

Desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), se dijo, a través de un portavoz, que el comunicado de ETA no hace alusión a las víctimas porque ETA “se niega a asumir su responsabilidad criminal”, al tiempo que señaló que en los últimos días la banda está protagonizando “una campaña de propaganda”.

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez, criticó al Gobierno por permitir, según apuntó, que ETA “se salga con la suya” y que oculte que ha sido derrotada por el Estado de Derecho”. Sánchez añadió que “no se puede hacer borrón y cuenta nueva”, en tanto, “a ETA hay que derrotarla haciendo justicia”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar