Torrent convoca el pleno de investidura de Sánchez para el viernes

El presidente del Parlament, Roger Torrent, convocó para el próximo viernes el pleno para investir como presidente de la Generalitat a Jordi Sánchez, en prisión preventiva, al tiempo que advirtió al Tribunal Supremo de que, si lo impide, el Estado estará “incumpliendo sus obligaciones internacionales”. Torrent firmó ayer la convocatoria del debate de investidura después de la ronda de consultas que llevó a cabo entre el viernes y el sábado para proponer el nombre de Sànchez, que esgrimirá un escrito del Comité de Derechos Humanos de la ONU para reclamar al Tribunal Supremo que le permita salir de la cárcel de Soto del Real para poder ser investido.

Los diarios recuerdan que el Comité de Derechos Humanos, que aún no se ha pronunciado sobre la denuncia presentada por los letrados de Sànchez, pidió a España el pasado 23 de marzo, a través de un escrito, que adopte “las medidas necesarias para garantizar” que pueda “ejercer sus derechos políticos en cumplimiento del artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”. Torrent envió ayer al juez esta resolución del Comité de Derechos Humanos, además de la convocatoria del pleno para el viernes, la propuesta de candidato a la investidura y una carta en la que insta al Estado a “tomar todas las medidas necesarias” para garantizar los “derechos políticos de Sànchez”.

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, rechazó los argumentos del presidente del Parlament sobre la resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU, porque, según dijo, “no dicta sentencias, ni medidas cautelares”. El secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, tildó de “pérdida de tiempo”, la candidatura de Sànchez, alguien “no apto para desarrollar “con plenitud” ese cargo.

El PDeCAT, en cambio, vio la candidatura de Sánchez como una forma de “poner en evidencia” al juez Llarena y avaló la delegación de voto de Puigdemont y Antoni Comín en una eventual investidura. La portavoz de ERC, Marta Vilalta, dijo que su partido “trabaja para blindar” la delegación de voto de Puigdemont y Comín a fin de aprobar una investidura efectiva. Desde Bélgica, el exconseller Antoni Comín dijo que su renuncia al escaño no resolvería por sí sola la investidura: “A los que estamos haciendo sacrificios tan grandes no se nos tienen que proponer sacrificios mayores”.

La portavoz de los comunes, Elisenda Alamany, descartó de nuevo una abstención de su grupo en investidura de Sánchez y reclamó a los independentistas explorar un pacto entre “las fuerzas catalanistas”. El diputado de la CUP Carles Riera dijo que su formación votaría favorablemente una investidura de Puigdemont.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar