Diferencias entre los gobiernos de España y Alemania por Puigdemont

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, calificó ayer como “desafortunadas” las palabras de la ministra alemana de Justicia, Katarina Barley, apoyando la decisión de la justicia de su país de poner en libertad a Carles Puigdemont. En declaraciones a su llegada a la convención nacional del PP en Sevilla, el titular de Exteriores explicó que la euroorden se estableció para que los países miembros de la UE dejaran estas cuestiones “entre jueces” y “separadas de las opiniones políticas”. En su opinión, “entrar a comentar decisiones de los jueces” por parte del Ejecutivo alemán “no parece lo más apropiado en estos momentos”. “Me parecen unas declaraciones un tanto desafortunadas”, apuntó.

En declaraciones al diario alemán Süddeutsche Zeitung, la ministra alemana de Justicia, la socialdemócrata Katarina Barley, consideró “absolutamente correcta” la decisión de la justicia alemana de dejar en libertad a Puigdemont y de no apreciar un delito de rebelión, equiparable al de alta traición, que justifique su extradición, y apuntó que España tendrá que justificar ahora la acusación de malversación. De no ser así, añadió, se levantará la orden de detención y Puigdemont será “un hombre libre en un país libre”.

PROCESO DE EXTRADICIÓN

 

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, por su parte, aseguró que no ha habido contactos con el Gobierno alemán sobre la euroorden emitida contra Puigdemont, tras indicar que la Fiscalía española mantiene su tesis de que existen elementos suficientes para conceder su extradición por el delito de malversación. El titular de Justicia indicó que este es un proceso en el que no hay recursos, pero sí informes, y ahora es el turno de la defensa de Puigdemont de emitir uno contra el proceso de extradición por el delito de malversación, que sigue adelante.

Después de ese informe, será el turno de la Fiscalía alemana, que podrá mantener su tesis de extradición con las “pruebas suficientes” gracias a la colaboración con la Fiscalía española. Según Catalá, el Tribunal Supremo ha hecho una importante labor de investigación y de instrucción durante meses, y el auto del juez Llarena tiene “fundamentos jurídicos muy sólidos”. En su opinión, se trata de un proceso judicial “con todas las garantías de un estado de derecho como es Alemania” y añadió que los gobiernos tienen que dedicarse a hacer su “labor” y a respetar la “acción independiente” de la justicia, de la Fiscalía y esperar a la resolución final.

EUROORDEN

 

 

El portavoz europeo del PP, Esteban González Pons, consideró ayer, finalmente, que “si la euroorden no funciona, el tratado de Schengen no tiene sentido”. “Si alguien intenta dar un golpe de Estado y no es devuelto al país en el que intentó dar el golpe de Estado, puede que haber levantado la frontera acabe convirtiéndose en una mala decisión”, argumentó el diputado popular, tras referirse a las declaraciones de la ministra de Justicia alemana. “Si la UE sirve para que unos Estados cuestionen a otros, la UE pierde su función”, concluyó, tras subrayar que “la justicia nos dará la razón, porque nuestra razón es la razón de la existencia de Europa. Europa tiene que protegernos a todos los europeos para tener sentido”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar