La abstención de la CUP impide la elección del candidato

 

El Parlament rechazó investir a Jordi Turull, candidato de Junts per Catalunya (JxCat), como presidente de la Generalitat tras no alcanzar los apoyos necesarios en la primera votación por las cuatro abstenciones de la CUP y los votos en contra de Ciudadanos, PSC, los comunes y el PPC. Tras más de cinco horas de debate, convocado de urgencia por el presidente del Parlament, Turull sólo contó con los 64 votos a favor de JxCat y ERC.

La CUP advirtió de que también se abstendrá en la segunda votación, por lo que Turull tampoco podrá ser investido a no ser que renuncien al escaño los diputados de JxCat Carles Puigdemont y Toni Comin, huidos en Bélgica. En este caso, Turull obtendría 66 votos, suficientes para ser investido en segunda vuelta. Tras la sesión de ayer se ha activado la cuenta atrás para unas nuevas elecciones en el caso de que en el plazo de dos meses ningún candidato pueda ser investido presidente de la Generalitat.

En su discurso, Jordi Turull ofreció mano tendida y “diálogo, diálogo y diálogo” tanto al Gobierno central como al Rey para abordar la situación de Cataluña, y no se refirió en ningún momento a la independencia. También confió en llegar a un pacto en las próximas horas con la CUP para poder ser investido en la sesión del sábado. “Tenemos que encontrar el acuerdo porque la gente nos pide unidad”, reclamó Turull.

El diputado de la CUP Carles Riera explicó que su grupo no tiene intención de apoyar ninguna candidatura que no despliegue la república y dio por finalizadas las alianzas con JxCat y ERC. Reconoció que el discurso de Turull tiene sentido en la lógica de que el viernes debe comparecer ante el Tribunal Supremo, pero recalcó que no pueden compartir un discurso autonomista con propuesta neoliberales. Por ello, concluyó: “Damos por acabado el procés. Pasamos honestamente a la oposición, a combatir al Estado y su dictadura, la autonomía y el autonomismo”.

El portavoz de JxCat, Eduard Pujol, se comprometió a “estirar los brazos tanto como haga falta” para hacer más atractiva la candidatura a la Generalitat de Jordi Turull para la segunda vuelta de la investidura, pero reprochó a la CUP su abstención. A su juicio, “la importancia del momento pedía una lectura generosa”. No obstante, Pujol aseguró que su grupo “no desfallecerá” buscando la unidad del soberanismo”.

Desde ERC, su portavoz, Sergi Sabrià, urgió a formar un Govern que permita acabar con la aplicación del artículo 155 y seguir avanzando hacia la “república”, un camino para el que pidió “luces largas” e “inteligencia colectiva” para ensanchar la base independentista y “superar los bloques”. Reprochó al Gobierno que se haya sumido en una “ola represiva” y advirtió de que “todos los demócratas se deben sentir interpelados”.

 

ARRIMADAS

 

 

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, afirmó que Jordi Turull “no puede ser la solución” porque “forma parte del problema”, representa el “conflicto”, la “incertidumbre” y el “lío” de la “novela de ficción del procés. Durante su intervención en el pleno de investidura, Arrimadas recordó que Turull fue el portavoz del Govern del “choque institucional”, y criticó que haya sido nombrado candidato debido a su “cita” con la Justicia por “graves” delitos.

Arrimadas calificó el discurso del candidato de “poco creíble”, con el que “ha decepcionado a todo el mundo”, tanto a los independentistas que “esperaban otra cosa” como a los que quieren la “convivencia”. “Usted no es creíble para apelar a la concordia”, después de haber sido el “ideólogo” de eslóganes como “la España subsidiaria vive a costa de la Cataluña productiva”, espetó a Turull. Denunció que las formaciones independentistas “no quieren” acabar con el 155 “ni comenzar” a gobernar, sino que pretenden “alargar el lío”. En este punto, instó a Turull a tener la “valentía política y personal” y admitir que “todo era mentira” y una “farsa”.

El líder del PSC, Miquel Iceta, dijo estar sorprendido por el discurso “autonomista” de Turull, y aplaudió sus apelaciones al diálogo. Tendió la mano a los independentistas para explorar una “mayoría transversa” si abandonan la “desobediencia” y apuestan por políticas sociales y mejorar el autogobierno, aunque se mostró escéptico de la “sinceridad” del “giro copernicano” hacia el “autonomismo” de Jordi Turull.

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya en Comú-Podem, Xavier Domènech, rechazó la candidatura de Turull porque dijo que representa “a la Convergència de la peor etapa”, “la del 3%” y “la de los recortes”.

El líder del PP catalán, Xavier García Albiol, afirmó que la propuesta de Turull para presidir la Generalitat es una farsa para “continuar en el barro del desafío y el conflicto”. Consideró que el pleno de ayer sólo pretendía “crear otro mártir del independentismo y alargar unos meses esta alocada aventura hacia ningún lugar”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar