Embalses gallegos abren sus compuertas por el volumen de agua de las borrascas

 

Las lluvias caídas desde enero y, sobre todo las dejadas por las borrascas “Félix” y “Gisele” han permitido la recuperación de los caudales de los ríos. Los pequeños acuíferos en cuencas como las del Río Mandeo han tardado en volver a tener sus niveles de agua habituales.

El embalse de Cecebre está a un 60% de su capacidad pero, por cuestiones de seguridad, ha estado desembalsando un hectómetro cúbico de su capacidad, tras la cantidad de lluvia caída.
En otras presas se han abierto las compuertas para evitar el lleno absoluto, como puede observarse en el embalse de Velle a su paso por la playa fluvial de Oira, en Ourense capital.
https://youtu.be/GnjbwUtUhb0El director general de Emalcsa, Jaime Castiñeira, asegura que la empresa y la Xunta están trabajando para que tenga todas las garantías de potabilidad.

El responsable de Emalcsa afirma gráficamente que: “en A Coruña se beben dos embalses de Cecebre al año”. El consumo medio en la ciudad es de 128 litros por ciudadano al día, son cuatro menos que la media estatal y 22 menos que la europea.

Otra referenciadel volumen de agua está en el rio Barbaño a su paso por Ourense, donde desemboca en el Miño.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar