Dos días más en una prisión por LexNET

Se han aprobado varias medidas legislativas impulsadas por el Ministerio de Justicia que no han terminado resultando muy eficientes. Hay alguna que ha llegado a causar daños irreparables y espectaculares perjuicios para el desarrollo de los procesos judiciales.

El Ministerio Fiscal acordó solicitar el día 11 de octubre la salida de un establecimiento penitenciario para dos personas, que estaban siendo investigadas por estafa y que se encontraban en prisión provisional por orden de un juzgado de Valladolid. Inmediatamente después, el fiscal encargado del asunto remitió su petición al decanato a través de LexNET, la aplicación general empleada para realizar los actos de comunicación. El problema es que el decanato no trasladó del escrito hasta dos días después, el día 13 de octubre, como certificó el letrado de la Administración de Justicia del juzgado.

Hay que tener presente que el Real Decreto 1065/2015, de 27 de noviembre, sobre comunicaciones electrónicas en la Administración de Justicia en el ámbito territorial del Ministerio de Justicia y por el que se regula el sistema LexNET, define el indicado sistema diciendo que es un medio de transmisión seguro de información que mediante el uso de técnicas criptográficas garantiza la presentación de escritos y documentos y la recepción de actos de comunicación, sus fechas de emisión, puesta a disposición y recepción o acceso al contenido de los mismos. Teóricamente, la aplicación garantiza el contenido íntegro de las comunicaciones y la identificación del remitente y destinatario de las mismas mediante técnicas de autenticación adecuadas, de conformidad con lo dispuesto en la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de firma electrónica, y en el Reglamento UE Nº 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de julio de 2014, pero son numerosos los fallos que ha tenido y son bastantes los inconvenientes que presenta, como la imposibilidad de señalar la mayor relevancia de algunos escritos.

El suceso de Valladolid no se va a repetir allí porque, a partir de ahora, van a encargarse de entregar directamente a los juzgados, mediante una copia en papel o por fax, los documentos que tengan carácter urgente que afecten a personas que se encuentren ingresadas en un establecimiento penitenciario. Esa es la mejor idea y debería generalizarse teniendo presente todo lo que está ocurriendo con LexNET.

Hasta el momento, se han visto muchos abogados y procuradores que se han habituado a estar al borde de un ataque de nervios por culpa de la aplicación del sistema LexNET. También hay un par de personas que han estado en un establecimiento penitenciario más tiempo del correspondiente por la mala gestión y planificación de los medios electrónicos implantados por el Ministerio de Justicia.

La solución para los problemas que existen en lo que se refiere a LexNET es muy sencilla. Muchas preocupaciones serían exterminadas si se paralizase la utilización de los medios telemáticos para las comunicaciones y se evitarían situaciones como la vivida en Valladolid.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar