El Tribunal Supremo ordena la detención de Anna Gabriel

El magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha ordenado la detención y puesta a disposición de este órgano judicial de la exdiputada de la CUP en el Parlament de Cataluña Anna Gabrial, ante su incomparecencia ante el instructor sin alegar causa legítima que se lo impida.

En virtud del artículo 487 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, este tipo de incomparecencias sin causa pueden convertirse en orden de detención.

Ese precepto señala que “si el citado (…) no compareciere ni justificare causa legítima que se lo impida, la orden de comparecencia podrá convertirse en orden de detención”.

PETICIÓN DE ASILO POLÍTICO

 

La exdiputada de la CUP Anna Gabriel confirmó desde Suiza que no acudiría al Tribunal Supremo, donde está citada para declarar como investigada por un delito de rebelión. En un escrito dirigido al juez Pablo Llarena su defensa expuso que no se presentará a declarar porque considera que el Supremo no garantiza su «derecho a un juicio justo».

En una entrevista concedida al diario suizo Le Temps, Anna Gabriel anunció su intención de permanecer en Ginebra y dijo que sus derechos fundamentales «se verían gravemente comprometidos de aceptar voluntariamente su participación» en la causa contra los líderes del proceso separatista de Cataluña. En otra intervención en la radiotelevisión pública francófona RTS reiteró su voluntad de instalarse en la capital suiza. «Y si no puedo, porque hay una solicitud de extradición, solicitaré el asilo político», afirmó, al tiempo que consideró que la extradición sería «ilegal» por tratarse de una «persecución política» y no sería reconocida por Suiza.

El abogado de Gabriel y exdiputado de la CUP Benet Salellas explicó en rueda de prensa desde Barcelona, a la que acudió la plana mayor de la CUP, que Gabriel «no ha huido», sino que «ha buscado refugio debido a una persecución política» en el marco de una «causa general contra Cataluña» y aseguró que la decisión ha sido tomada «colectivamente».

Por su parte, el Gobierno «no teme» que Suiza pueda ofrecer asilo político a Gabriel. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, recordó que España es un Estado «modélico» en el que las incomparecencias ante los tribunales acarrean «consecuencias jurídicas». El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, rechazó que la huida de la exdiputada de la CUP a Suiza suponga la «internacionalización» del conflicto catalán. Asimismo dijo no temer que afecte a las relaciones bilaterales con Suiza.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar