El Gobierno apuesta por el castellano como lengua vehícular en Cataluña

 

El Gobierno está estudiando la fórmula que mejor «garantiza» el derecho de los padres a elegir el castellano como lengua vehicular de sus hijos en los centros educativos de Cataluña, según señaló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el titular de Educación, Íñigo Méndez de Vigo. «El cómo lo hagamos, lo estamos estudiando, pero sin duda lo haremos», aseveró el portavoz del Gobierno, quien explicó que durante los tres últimos cursos el Ejecutivo «no ha estado de acuerdo» en cómo se llevaba a cabo la garantía de poder estudiar en castellano como lengua vehicular en Cataluña y lo ha recurrido.

Méndez de Vigo añadió que lo «coherente» es que, de acuerdo con esos recursos, se modifique la preinscripción, aunque recalcó que eso no significa «ningún cambio del modelo educativo de Cataluña». El portavoz del Gobierno recordó que «los modelos educativos están en las leyes», en la Lomce y, en este caso, en la Ley de Educación catalana de 2009, «que está plenamente vigente», y apuntó que ningún Gobierno puede modificarla, ya que el único que puede hacerlo es el Parlamento catalán.

El ministro de Educación insistió en que no se trata «más que cumplir con una obligación» tal y como establece el Tribunal Constitucional (TC), el Tribunal Supremo (TS) y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). En este sentido, recordó que el TSJC fijó que se imparta un mínimo del 25% de clases en castellano.

Méndez de Vigo dijo que desarrollar ahora la garantía de elección del castellano es «una cuestión técnica» y el Gobierno «lo va a hacer de la mejor manera que sepa». El ministro no quiso hablar de «casillas» de formularios ni de «ningún modelo concreto», y concluyó: «No es un globosonda».

Tras el anuncio del Gobierno se sucedieron las reacciones. El PSOE señaló que intervenir el modelo lingüístico de Cataluña corresponde al Parlamento catalán y al futuro Govern, y no al artículo 155. En el mismo sentido se expresó el PNV.

Para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el modelo educativo es el del Tribunal Constitucional, que dictaminó una presencia «conjunta y equilibrada» del catalán y el castellano en las escuelas y animó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a pasar «de las palabras a los hechos».

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont opinó que la pretensión del Gobierno «intenta dividir a los alumnos catalanes por su lengua». «Pero el catalán resistirá. Y la verdad se impondrá», escribió en su cuenta de Twitter.

Desde ERC, el eurodiputado Josep-María Terricabras dijo que los cambios que pretende introducir el Gobierno en el modelo educativo catalán generarían problemas y una «sociedad dual», con divisiones según la lengua que se habla.

Mientras, la Federación de AMPAS de Cataluña y la Confederación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Cataluña se sumaron a las críticas y consideraron que no se debe segregar a los alumnos por su lengua.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar