Cataluña: a vueltas con la investidura a distancia del presidente de la Generalitat

El presidente del Parlament, Roger Torrent, rechazó incluir en el orden del día de la Mesa del Parlamento la iniciativa de Junts per Catalunya (JxCat) para modificar la ley de Presidencia que facilitaba la investidura de Carles Puigdemont a distancia. Torrent justificó su decisión por “motivos formales”, ya que JxCat presentó dos escritos sobre el mismo asunto que son, a su juicio, “contradictorios”. La Mesa sí abordó la propuesta de JxCat para activar la comisión del reglamento, otra de las vías para permitir la investidura a distancia de Puigdemont.

Por otro lado, Torrent anunció que pedirá medidas cautelares ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) para que se permita al expresidente presentarse a la investidura ante el veto del Tribunal Constitucional.

Esta decisión de Torrent fue criticada por JxCat, que la calificó de “arbitraria y unilateral” ya que puede “chocar” con la estrategia de defensa de Puigdemont. El diputado Eduard Pujol, que admitió haber acogido el anuncio con “perplejidad”, dijo que las garantías para la investidura de Puigdemont “no hay que ir a buscarlas demasiado lejos, ni en Estrasburgo ni en ningún otro lugar” ya que las tienen “al alcance” en el reglamento del Parlament.

El portavoz de ERC, Sergi Sabriá, aseguró que la decisión de Torrent es “idea de JxCat” y lamentó que este grupo la criticara. “Estamos perplejos de que cuando se lleva a la práctica lo que se reciben son reproches. No es serio, ni justo ni de recibo”, dijo. Sabriá abogó por acabar con los reproches entre las fuerzas soberanistas para poder retomar las negociaciones “con el máximo rigor”. El portavoz parlamentario de ERC, Joan Tardá, celebró que el presidente del Parlament haya decidido acudir a TEDH para preservar “la joya de la corona”, esto es, “los derechos que emanan de las urnas”.

Mientras, Carles Puigdemont aseguró en su cuenta de Instagram: “Luchamos para alcanzar la meta más grande a que podemos aspirar: la libertad. Muchos creen que es imposible, otros muchos trabajan para impedirlo y algunos tienen miedo de hacerlo realidad. Yo confío en vosotros y con el espíritu de lucha de muchas generaciones que nos empujan… lo conseguiremos”.

Por su parte, el ministro belga de Justicia, Koen Geens, aseguró que su Gobierno está haciendo por el expresidente catalán lo mismo que haría “por cualquier otro ciudadano europeo”. “La orden de detención ha sido retirada, por lo que veo no hay nada en cuestión ahora mismo entre el Estado belga y el español”, añadió.

Mientras, los partidos constitucionalistas insisten en denunciar la parálisis en el Parlament. El portavoz de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, pidió a Torrent que “desbloquee la situación y le animó a que diga a Puigdemont que “no va poder ser presidente” y así “dejar de marear a los catalanes”. Desde el PP, Alejandro Fernández, insistió en la necesidad de que Inés Arrimadas se someta al debate de investidura y así trasladar el mensaje de que “existe una alternativa”. Eva Granados, del PSC, instó a Torrent a “tomar decisiones” en lugar de “salidas por la tangente” como recurrir a Estrasburgo. El PSC envió una carta al presidente del Parlament pidiéndole que inicie una nueva ronda de contactos para escoger otro candidato. Elisenda Alamany, de Catalunya en Comú, emplazó al resto de los grupos a “encontrar una fórmula para tener debates de manera pública” en el Parlament.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar