Un pesquero gallego, inmovilizado en aguas argentinas

 

La autoridad marítima de Argentina ha apresado un pesquero español con puerto base en Marín(Pontevedra) que “estaba pescando ilegalmente” en el Mar Argentino, a la altura de Comodoro Rivadavia, según ha informado Prefectura Naval Argentina en un comunicado.

El buque ‘Playa Pesmar Uno’, que llevaba 34 tripulantes a bordo, se encontraba dentro de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA) y fue interceptado por un guardacostas en el marco de los operativos para la protección de los recursos pesqueros dispuestos por el Ministerio de Seguridad de Argentina. Al ser interceptado, la tripulación del guardacostas estableció comunicaciones por radio con el capitán del pesquero con el objeto de que el buque detuviera su marcha, acorde a las normas internacionales, según Prefectura Naval Argentina.

El capitán del buque acató la orden de detener navegación y no levantar la red de pesca que tenía desplegada en el mar. Tras ello, una dotación de visita de la institución abordó el pesquero español junto a personal de la Agrupación Albatros y un inspector de la Dirección Nacional de Pesca.

Así, se ha procedido a realizar un control del pescado fresco capturado para determinar la cantidad de la carga. Las primeras estimaciones indicaran que lleva a bordo más de 320 toneladas de pescado procesado. “Con las fuerzas federales trabajamos para proteger los recursos que son de todos los argentinos”, aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, apuntando que seguirán “fortaleciendo” su vigilancia en las aguas “para brindar seguridad y para garantizar el cumplimiento de la ley”.

DEFENSA DE LA PESCA

 

Por su parte, el capitán del barco apresado asegura “en todo momento” el buque “ha estado fuera de aguas argentinas” y que no faenaban en territorio protegido. Así lo manifiesta el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, quien ha estado en contacto con la empresa. La armadora del buque es Pesquerías Marinenses, que se integra en el Grupo Pesmar (que también cuenta con comercializadoras de pescado y frigoríficos).

El ‘Playa Pesmar Uno’ asegura que se encontraba en la conocida como milla 201, cerca de Malvinas pero en aguas internacionales, “justo donde acaba la Zona Económica Exclusiva de Argentina”, en donde en este momento “están concentrados unos 400 buques”, principalmente de nacionalidad asiática, que buscan la pota, un cefalópodo estacional que se encuentra migrando, la oportunidad de los pesqueros para capturarlos.

En lo tocante a los 34 tripulantes que lleva a bordo, la empresa ha señalado que “se encuentran en buen estado”, “más allá de la inquietud e incertidumbre”, y que “la mayoría” son gallegos, incluido el capitán. Navegan escoltados por autoridades argentinas para tomar tierra en la región de Comodoro Rivadavia. Por su parte, el presidente de ARVI señala que “debe primar siempre la presunción de inocencia”, pues “serán las autoridades judiciales las que tengan que determinar las responsabilidades”.

En esta línea, Touza remarca que la caja azul del barco será clave en este caso, ya que se trata de un sistema satelital que monitoriza en “cada momento” la posición del buque. Por ello, subraya que “las responsabilidades o no se verán en función de los datos que arroje la caja azul”.

Sobre este extremo, cree que “es un indicio claro de colaboración con las autoridades pesqueras que cuando llegaron guardacostas y se solicitó que se parara el barco y se dejaran los aparejos en el agua se hizo”. Tras ello, “subieron a bordo inspectores de la dirección nacional de pesca argentina y dieron instrucción de ir a puerto, que cumplieron en todo momento”.

Según explica, ante una actuación que las autoridades argentinas consideran “dudosa”, y que el procedimiento es el de mandar parar el barco y enviarlo a tierra para que “las autoridades administrativas y judiciales se hagan cargo del tema”, “comprueban la carga a bordo y hacen contraste de los posicionamientos exactos vía satélite” después de que el barco saliese el 11 de enero de Montevideo (Uruguay).

En el pasado, otros barcos gallegos también fueron capturados por este motivo, como le ocurrió al ‘Piscator’ en 2013, un pesquero con base en Bueu que permaneció 20 días retenido y fue liberado con el pago de un multa.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar