División entre los independentistas catalanes

Las declaraciones realizadas por distintos dirigentes independentistas catalanes volvieron a poner de relieve la creciente división en el seno de su movimiento, según refleja la prensa. Desde Bruselas, la exconsejera de la Generalitat Clara Ponsatí cuestionó la posibilidad de que en Cataluña pueda haber una presidencia simbólica, de Carles Puigdemont, y otra efectiva, como había sugerido el líder de ERC, Oriol Junqueras.

Ponsatí dijo que sería “una mala opción” la vía de “pedir perdón y no saltarse ninguna decisión arbitraria del Tribunal Constitucional”, e indicó que antes prefería que se convocaran unas nuevas elecciones. En una entrevista con Rac1, Ponsatí aseguró no entender la decisión del presidente del Parlament, Roger Torrent, de aplazar el pleno de investidura de Puigdemont, tras la prohibición de una elección a distancia decretada por el Tribunal Constitucional. En estas circunstancias, “convocar unas nuevas elecciones ya no resulta descartable”, insistió.

En sentido contrario se pronunció el también exconsejero y diputado de JxCat Josep Rull, quien dijo que no quiere oír hablar de convocar nuevas elecciones y aseguró que se han reanudado las negociaciones para investir a Carles Puigdemont. “Nos pondremos de acuerdo. Estamos hablando y esto irá bien y se cumplirá el mandato democrático de los ciudadanos de Cataluña”, afirmó.

Insistiendo en las dificultades que entraña el que Puigdemont sea investido como presidente de la Generalitat, el diputado de ERC en el Congreso Joan Tardà, reiteró ayer que “todo el mundo es importante” aunque lo “imprescindible es tener Govern, para poder avanzar hacía una república efectiva”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar