La prensa nacional editorializa sobre los partidos mayoritarios

LA CIÉNAGA DEL PP

“Los más de cincuenta procesos judiciales de corrupción abiertos contra destacados miembros del PP ofrecen un escandaloso panorama” para el partido. Las acusaciones vertidas por Francisco Granados ante el juez “deben ser tomadas con precaución”. “Al fin y al cabo, es un imputado en libertad con fianza sobre el que pesan graves cargos y tiene derecho a mentir ante el juez”. “Todos los casos comparten el mismo esquema: mordidas, facturas falsas y desvíos millonarios para enriquecer los propios bolsillos y para dopar las campañas electorales”. “Un caso tras otro viene a demostrar que el PP se ha financiado ilegalmente, tanto a escala nacional como regional”. “La corrupción es el peor enemigo del partido y de su cabeza visible. Y Mariano Rajoy es el máximo responsable político de los desmanes y de la falta de respuesta a ellos”. “Este nuevo episodio judicial confirma la profundidad de la ciénaga en la que ha chapoteado el PP”, que está “atrapado en su retórica. En su momento, clamó por su inocencia y difirió la asunción de responsabilidades a los pronunciamientos de los tribunales. Pero cuando los tribunales toman cartas en el asunto y la verdad comienza a salir a la luz, aduce que son cosas del pasado que a nadie interesan. Y luego se lamenta de su nula capacidad para convencer a los españoles de su voluntad de limpieza y regeneración”.

EL PAÍS 12. Editorial

GUERRA POR LA CORRUPCIÓN EN EL PP MADRILEÑO

La declaración de Francisco Granados ante el juez “se convirtió en un nuevo episodio de la guerra interna que se libra en el PP madrileño a cuenta de la indudable corrupción en la que se ha visto envuelto”. “Granados admitió que declaraba ‘para defenderse’, pero no aportó prueba alguna de sus denuncias”. “El juez tendrá que valorar su credibilidad, que parece mínima, pero lo que queda cada vez más claro por todos los casos que han surgido es que el PP madrileño era un pozo de corrupción del que muchos de sus dirigentes sacaban sustanciosos beneficios personales y para el partido”.

EL PERIÓDICO 6. Editorial

Granados acusa sin pruebas (LA RAZÓN 3. Suelto) Su declaración “no se sostiene”. “Le asiste toda la razón a Cifuentes a la hora de interponer una querella contra Granados, aunque, también, la obligación de actuar con máxima transparencia, que despeje cualquier duda”.

Con la corrupción, señor Rajoy, el pasado es mañana (EL PAÍS 21. Teodoro León Gross)

EL PP LLEVA RAZÓN AL PREOCUPARSE POR EL ALZA DE Cs

Fernando Martínez Maillo negó, tras el almuerzo entre la dirección del PP y los líderes regionales, toda preocupación por las encuestas en el seno del partido. “Lo cierto es que hace tiempo que cunde una comprensible preocupación entre los barones del PP por el alza de Ciudadanos, que atribuyen a la parálisis política del Gobierno”. Mientras, la presencia de Cristóbal Montoro fue aprovechada por algunos dirigentes para protestar contra la quita sugerida por el ministro. Montoro siempre matiza que no se trata propiamente de una quita sino de una ‘reestructuración’, “pero el eufemismo tecnicista no convence ni a los suyos”. Moncloa “se escuda una y otra vez en su minoría parlamentaria, en los buenos datos macroeconómicos o en la crisis abierta aún en Cataluña para renunciar a un liderazgo activo. Y esa actitud, según denuncian algunos de los propios dirigentes del PP -otros enmudecen ante el jefe, aunque lo piensen-, es la que está dando alas a Albert Rivera. El estado de alarma es real, por mucho que se niegue”. “Rajoy quiso tranquilizar a los suyos y les prometió un despliegue de iniciativa política. Ojalá ese compromiso se haga realidad”.

EL MUNDO 3. Editorial

DEBE GOBERNAR LA LISTA MÁS VOTADA

Los principales partidos “deberían reflexionar sobre la necesidad de reformar la ley electoral para que gobierne la lista más votada, tal y como plantea el PP tras el fallido intento cosechado en 2015, después de que el PSOE rechazara esta iniciativa”. “La medida que plantea el PP merece ser tenida en cuenta por diversas razones. Porque la eliminación del actual método de conteo de votos, vigente en decenas de países occidentales, lejos de facilitar la gobernabilidad, la dificultaría aún más. La fragmentación política, muy posiblemente, se agravaría. Permitir que gobierne la lista más votada, por el contrario, no solo contribuiría a garantizar la estabilidad política, sino que, además, constituye una fórmula más justa, transparente y democrática”. “Ya sea primando a la mayoría que obtenga una clara victoria en las urnas o celebrando una segunda vuelta en caso de que el resultado sea más ajustado, lo importante es que el sistema electoral favorezca la gobernanza del país en los diferentes niveles de la Administración, a imagen de lo que sucede en otras democracias”. “Lo que no tiene sentido es que un cúmulo de formaciones perdedoras, muchas de ellas con una representación marginal e incluso con idearios opuestos, se pongan de acuerdo con el único objetivo de evitar que gobierne el partido más votado. Merece la pena intentarlo, pero la decisión, en última instancia, depende del PSOE”.

ABC 4. Editorial

  1. La ley electoral (EL MUNDO 2. Luis María Anson) “El criterio más generalizado de cara al futuro es el sistema de doble vuelta, que garantiza, casi siempre, un Ejecutivo con capacidad para gobernar. Parece que lo rentable para los dos partidos emergentes no coincide con el beneficio de la estabilidad en España”.

LA IZQUIERDA SIGUE A LO SUYO: ENTRE PURGAS

“Incapaz de aprovechar la debilidad del Gobierno y desbordada por el desafío soberanista, la izquierda sigue desangrándose en sus luchas internas”. Pedro Sánchez “no se conforma con controlar la dirección, sino que piensa reformar los estatutos para aumentar su poder frente los barones”. Por su parte, “la cúpula de Podemos continúa lejos de la unidad”. “Un año después de Vistalegre II Pablo Iglesias ha despedido a un tercio de la plantilla, limpiando al errejonismo en una purga de resabios soviéticos”. “La decadencia y el retroceso electoral de la izquierda no surgen de la nada. Son la consecuencia de la falta de un proyecto nacional reconocible, pero también de la inestabilidad de organizaciones políticas más preocupadas por blindar a sus aparatos frente a la disidencia que en ofrecer una verdadera alternativa de Gobierno. Mientras la izquierda siga mirándose el ombligo, seguirá lejos del poder”.

EL MUNDO 3. Editorial

  1. Test de españolidad (ABC 13. Ignacio Camacho) “Buena parte del estancamiento electoral de las fuerzas de izquierda se debe a la debilidad de su proyecto de país en un momento en que el conflicto catalán acapara la agenda política con su desagradable protagonismo”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar