El Consejo de Ministros marca una estrategia para las relaciones económicas con Asia

 

El Consejo de Ministros ha aprobado la Visión Estratégica para España en Asia 2018-2022, documento para actualizar e impulsar la política española hacia esa región en un momento en el que cobra creciente protagonismo. Se manifiestan enormes oportunidades en áreas como el comercio y las inversiones, el turismo y la cooperación tecnológica, para defender mejor los intereses de España y abordar los grandes temas globales.

El documento pone las bases de una política coordinada y ambiciosa de las Administraciones Públicas hacia Asia en el siglo XXI. Asia se configura como una región en crecimiento político, económico, demográfico y tecnológico y como escenario de conflictos de importancia global. El texto repasa el posicionamiento actual de España, el camino recorrido en los últimos años y el papel de la Unión Europea y de España en su seno para multiplicar resultados.

Ha sido realizado con la contribución de los Ministerios de la Presidencia; de Defensa; de Energía, Turismo y Agenda Digital; de Educación, Cultura y Deporte; de Empleo y Seguridad Social; de Economía, Industria y Competitividad, y del Instituto Cervantes, así como de diversos expertos en asuntos asiáticos y centros de estudios internacionales. Todas estas aportaciones permiten tener una visión más completa de los principales retos y oportunidades para España en ese continente.

El documento aborda las cuestiones más importantes para una adecuada proyección de España en Asia y toma como punto de partida las condiciones objetivas en esa región y las que existen en España; es decir, las complementariedades y diferencias políticas, las amenazas y oportunidades económicas, los retos que se plantean a nuestros valores, las cuestiones de seguridad, los derechos humanos y las posibilidades de expansión técnica, cultural y educativa que hoy ofrece el continente asiático.

Oportunidades en Asia

Las oportunidades económicas en Asia pueden facilitar la transformación del modelo productivo español hacia segmentos de mayor valor añadido. Además, la pertenencia a la Unión Europea es un activo en la proyección hacia Asia; España puede participar más activamente en la Política Exterior y de Seguridad Común hacia Asia, sobre la base de intereses estratégicos fundamentalmente comunes. Asia es el teatro del nuevo “gran juego” global, donde se definen los equilibrios globales para el próximo siglo. La Unión Europea y España deben de ser activos en este escenario para evitar quedar en un lugar marginal en el nuevo orden mundial que se está dibujando.

El texto concluye con unas recomendaciones para la acción que tienen como fin servir de guía de la Administración en los próximos años. Son recomendaciones que apuntan objetivos y también mejoras en los métodos de trabajo y en los medios que España dedica a su acción en Asia.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar