ABANCA gana 367 millones, un 10% más, con una rentabilidad del 10,3%

 

ABANCA ha obtenido en 2017 un resultado neto de 367 millones de euros, un 10,0% más que en el ejercicio anterior. La actividad del banco en el pasado año se tradujo en una mejora consistente y significativa de los principales indicadores en materia de rentabilidad, calidad del riesgo, solvencia, liquidez y dinamismo comercial, lo que le permite cumplir los objetivos estratégicos que se había fijado para el trienio 2014-2017. El avance de la entidad en su modelo de negocio digital se traduce en un aumento del 39,1% en el número de interacciones digitales mensuales.

 

El resultado registrado en 2017 se ha apoyado en el empuje de los ingresos recurrentes, con un margen básico que ha crecido un 17,6% y en la reducción de activos improductivos, cuyo peso es sólo el 2,2% del balance.

Con un elevado nivel de capitalización (ratio CET1 del 14,6% y holgura de 1.762 millones sobre los requerimientos), ABANCA afronta desde una posición de solidez las oportunidades que puedan surgir en el sector en los próximos ejercicios.

Mejora de los ingresos recurrentes

ABANCA ha acreditado en 2017 una sólida capacidad de generación de rentabilidad. Las líneas fundamentales de su cuenta de resultados muestran una evolución positiva.

El margen de intereses aumenta un 19,8%. Su crecimiento tiene su origen fundamental, de acuerdo con el posicionamiento estratégico de la entidad, en la actividad con clientes minoristas, cuyo aporte es cada vez mayor a la cuenta de resultados.

Los ingresos por prestación de servicios avanzan un 11,8%, impulsados por la venta de productos de valor añadido. Los ingresos por comercialización de fondos, planes y seguros crecen un 20,5%, mientras que los correspondientes a servicios de cobros y pagos lo hacen en un 15,7%.

Como resultado, el margen básico, que expresa la capacidad de la entidad para generar ingresos recurrentes, mejora un 17,6%.

Estas cifras se han visto acompañadas por el positivo avance de la eficiencia, cuyo ratio ha registrado una mejora del 13,1%, y evoluciona acompasada con la productividad: el volumen de negocio minorista por empleado se sitúa ya en 15,8 millones de euros.

Las inversiones tecnológicas han sido claves en el logro de esta mejora de la eficiencia y la productividad. En los últimos dos años la entidad ha invertido más de 150 millones de euros en tecnología.

Crecimiento del negocio con clientes

En la base del resultado obtenido se sitúa el incremento de la actividad comercial con clientes: el volumen de negocio total ha quedado situado en 65.556 millones de euros. La concesión de crédito sigue siendo la principal prioridad de negocio de la entidad. Los créditos a la clientela se han situado, tras crecer un 7,8% anual, en los 27.571 millones de euros.

La concesión de nuevos créditos ha sido muy dinámica en el año, reflejando crecimientos por encima del sector que han permitido ganar cuota de mercado. Así, las hipotecas de primera vivienda crecen un 17,8%, el crédito al consumo un 54,0% y el volumen de operaciones con pymes y autónomos un 75,2%.

Captación de recursos al alza

En la misma línea de crecimiento, la captación de recursos de clientes ha aumentado un 6,2% y ya alcanza los 36.865 millones. Los depósitos minoristas crecen un 2,7%, mientras que los productos de valor adquieren un protagonismo creciente.

Tras registrar un fuerte incremento del 27,7% en su comercialización, la cartera de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro alcanza los 6.127 millones de euros. A nivel nacional, la entidad ha mejorado sus cuotas de mercado tanto en fondos de inversión (+32 p.b.) como en planes de pensiones (+7 p.b.).

La nueva producción de seguros generales, otra de las fuentes de ingresos complementarios de la entidad, ha registrado un incremento del 18,3%, destacando la evolución de los seguros contratados por empresas.

Mejora de la calidad del riesgo

ABANCA suma catorce trimestres consecutivos de reducción de activos dudosos. La tasa de morosidad registró un descenso del 31,0%, quedando situada en el 4,7%, 260 puntos básicos por debajo de la media del sector en España.

Si además de los créditos dudosos tenemos en cuenta los activos adjudicados, ABANCA se sitúa como la segunda entidad española con mejor calidad del activo, con un ratio de tan solo el 2,2% de su activo total.

Asimismo, su tasa de cobertura, del 55,3%, está situada por encima de la media del sector.

La mayor parte de esta mejora se ha conseguido a través de gestión orgánica. Adicionalmente, la entidad ha llevado a cabo diferentes operaciones de venta de activos improductivos por importe de 1.900 millones de euros, que se han completado sin deterioro de los niveles de cobertura con resultado positivo.

Por su parte, el coste del riesgo se sitúa en el 0,22%, con un descenso del 12,7% interanual por la mejora de la calidad del activo. Los saldos dudosos se reducen un 28,4% hasta alcanzar los 1.541 millones.

Capitalización y liquidez, pilares de la entidad

La entidad presenta uno de los niveles de capitalización más elevados del sector, con un ratio CET1 del 14,6% y 1.762 millones de exceso de capital sobre los requerimientos.

El Banco Central Europeo redujo en 0,25 puntos el requerimiento específico de capital Pilar 2R que aplica a todas las entidades en función de su modelo de negocio, gestión del riesgo, adecuación de capital y perfil de liquidez. Solo dos entidades españolas han visto reconocido su desempeño con esta rebaja.

ABANCA cumple también con amplitud los requisitos de liquidez establecidos por el regulador. El ratio de financiación neta estable NSFR está situado en el 127%, mientras que el ratio de cobertura de liquidez LCR está situado en el 229%, en ambos casos cumpliendo las exigencias Basilea III para 2018. La entidad dispone de una posición de liquidez cifrada en 10.522 millones de euros entre activos líquidos y capacidad de emisión de cédulas hipotecarias, lo que le permitiría cubrir casi el doble de sus vencimientos de emisiones.

ABANCA, cada vez más digital

Con el objetivo de adaptarse a la transformación que las nuevas tecnologías están ejerciendo sobre los hábitos de consumo del cliente bancario, ABANCA tiene como uno de sus pilares estratégicos la digitalización de su actividad.

En el último año la entidad ha lanzado una nueva app de banca móvil que permite a las empresas firmar operaciones desde su móvil, ha presentado el servicio Wallet de ABANCA Pay, ha implantado la identificación facial Face ID para acceder a la banca móvil con iPhone X, ha habilitado la videollamada como procedimiento para hacerse cliente y ha incorporado la posibilidad de realizar envíos de dinero de móvil a cajero a través de voz.

Estos avances en el modelo de negocio digital se han visto reflejados en un aumento del 39,1% en el número de interacciones digitales mensuales.

La apuesta de ABANCA por la innovación y la tecnología no solo se traduce en la ampliación de las capacidades de su plataforma digital, sino que constituye un factor fundamental en la configuración de su red de oficinas. En 2017 ABANCA ha continuado con la implantación de su Nuevo Modelo de Oficina en su red comercial y con la renovación de su parque tecnológico (cajeros, TPVs, Microsoft Surface, etc.). Hasta la fecha ABANCA ha renovado ya 122 oficinas, con una inversión total de 26 millones de euros; a esta cifra se sumarán otros 100 millones para seguir transformando la red comercial de la entidad.

Más de 30 millones de euros en inversión social desde 2014

ABANCA aportará 11 millones de euros a Afundación para el desarrollo de programas sociales, educativos y culturales. Gracias a este marco estable de colaboración, el programa de actividades de envejecimiento activo, educación y cultura de Afundación ha beneficiado en 2017 a cerca de 1.100.000 gallegos. En total, el banco ha destinado más de 30 millones de euros a inversión social desde 2014.

Durante 2017 ABANCA ha desarrollado un completo programa de acciones en diferentes campos, entre las que destacan el apoyo al emprendimiento universitario a través del Campus ABANCA, iniciativas en torno a la educación y la formación, como una nueva edición del Programa de Educación Financiera, que suma 19.000 participantes desde 2015, y el desarrollo del Instituto de Educación Superior Intercontinental de la Empresa, que ha formado a 5.347 estudiantes y a 2.594 asistentes a otras actividades, o la divulgación de las artes, materializada en la restauración del mural de Urbano Lugrís `Vista de A Coruña 1669’, la exposición ‘Paredes soñadas’ y otros catorce eventos expositivos centrados en la fotografía y celebrados en diferentes localidades de las cuatro provincias gallegas.

Otra línea de trabajo destacada es el fomento de la música como herramienta de creación de futuro y educación en valores, con iniciativas como ABANCA ReSuena, con 184 niños participantes, y Palabras para Galicia, que en esta edición contó con la presencia de Gustavo Dudamel y constituyó uno de los eventos culturales del año en Galicia. El banco también prestó especial atención a la protección del medio ambiente, una de las prioridades de su programa de Voluntariado Corporativo, que movilizó un total de 4.413 horas de colaboración; en este terreno también se inscriben las actuaciones orientadas a paliar los daños causados por los incendios ocurridos en la zona noroeste.

El fomento de los modelos de gestión responsable, objetivo del Foro ABANCA Responsable, y el apoyo a 158 clubes deportivos de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, plasmado en el acuerdo de colaboración con la Fundación Deporte Galego, son otras de las actuaciones destacadas del año.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar