El Supremo mantiene a Junqueras en prisión

El Tribunal Supremo acordó mantener la prisión provisional al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras ante el riesgo de reiteración delictiva, al concluir que no existe “ningún dato” que lleve a creer que tiene intención de renunciar a la vía unilateral seguida hasta ahora para conseguir la independencia. De esta manera, los magistrados Miguel Colmenero, Alberto Jorge Barreiro y Francisco Monterde, encargados de revisar el recurso, avalaron la decisión adoptada el 4 de diciembre por el juez Pablo Llarena. En cuanto a que la permanencia en prisión de Junqueras afecte a sus derechos de representación de sus votantes, los magistrados señalan que el ejercicio de algunos cargos políticos no supone la impunidad.

El auto dictado por la Sala de Apelaciones, del que ha sido ponente el magistrado Miguel Colmenero, destaca que no puede hablarse de “presos políticos”, ya que nadie es perseguido por defender una idea y el sistema permite la defensa de cualquier opción, como la independencia, pero que esa posición ha de propugnarse sin cometer delito alguno. Según el auto, lo que se investiga es si Junqueras lideró un plan para la declaración unilateral de independencia en contra de las resoluciones del Tribunal Constitucional, y se alzó contra el Estado español, contra la Constitución, contra el Estatuto de Autonomía y contra el resto del ordenamiento jurídico. Un comportamiento, que según destacan los magistrados, constituye “un hecho ilegítimo, gravísimo en un Estado democrático de derecho”.

Los jueces insisten en que Junqueras y el resto de los investigados formaban parte de un “plan de reparto de papeles” concebido para declarar a toda costa la independencia de Cataluña, llamando a la movilización para forzar al Estado a aceptar la situación. Ello suponía, según los magistrados asumir y aceptar “previsibles y altamente probables episodios de violencia para conseguir la finalidad propuesta”. Al respecto, la resolución recuerda los actos de violencia de los días 20 y 21 de septiembre contra una comisión judicial en la Consejería de Economía de la Generalitat, así como el llamamiento a depositar el voto a miles de personas y abrir los colegios electorales para el referéndum ilegal del 1 de octubre pese a conocer que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tenían la obligación de impedirlo en cumplimiento de las leyes vigentes.

La Sala indica que no consta que Junqueras haya participado ejecutando personalmente actos violentos concretos, ni que diera órdenes directas en tal sentido, pero “mediante la defensa pública de la independencia unilateral y fuera de toda consideración y respeto a la ley vigente en el Estado del que Cataluña forma parte”, ha incitado a los ciudadanos a ello.

Los magistrados señalan que la apuesta por el diálogo de Junqueras “solamente se ha pretendido o planteado como referido exclusivamente a la forma en la que el Estado español pudiera prestarse a reconocer la independencia de Cataluña”. Este ofrecimiento, según los jueces, “no puede valorarse como un indicio de abandono del enfrentamiento con el Estado”.

La Sala concluye que “todos los elementos permiten afirmar la existencia de indicios suficientemente consistentes de la comisión de un delito de rebelión, y subsidiariamente, de una conspiración para su comisión”.

Tras conocer la resolución, el abogado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Eynde, lamentó la decisión del Supremo y afirmó que “la presunción de inocencia cotiza a la baja”. El letrado acusó al Tribunal de forzar la realidad en el auto creando una “realidad alternativa” en la que el exvicepresidente de la Generalitat sería una persona violenta e instigador de la violencia.

Indignación entre los independentistas

La decisión del Tribunal Supremo de mantener en prisión a Oriol Junqueras desencadenó muestras de indignación entre los independentistas, mientras que Ciudadanos y el PP mostraron su respeto por la decisión judicial, al igual que el PSC, aunque esta formación consideró “desproporcionadas” las medidas cautelares.

Desde Bruselas, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont dijo que tras la decisión del Supremo ya no se trata de “presos políticos”, sino de “rehenes”. La coordinadora del PDECat, Marta Pascal, criticó el “castigo” del Supremo a Junqueras por pensar “diferente”. El portavoz de ERC, Sergi Sabrià, lamentó “profundamente” que el Supremo haya decidido mantener al líder de su partido en prisión. Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, acusó al Tribunal de intentar “entorpecer” la victoria independentista. El diputado electo de Catalunya en Comù-Podem Xavier Domènech dijo que se trata de una “injusticia”, mientras que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tachó de “locura” mantener a Junqueras en prisión.

Oriol Junqueras agradeció el apoyo recibido y pidió transformar la indignación en “coraje y perseverancia”. “Persistid porque yo persistiré”, expresó en un apunte en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el lehendakari, Íñigo Urkullu, expresó su “respeto” a la decisión del Tribunal Supremo, pero reiteró que el futuro de Cataluña se debe abordar por “vías políticas”, no por procedimientos “judicial ni penales”.

La decisión del Supremo condiciona las negociaciones para la investidura

La decisión del Tribunal Supremo de mantener la prisión preventiva al líder de ERC Oriol Junqueras condicionará las negociaciones para constituir la Mesa del Parlament y para investir al presidente de la Generalitat, según reflejan los diarios. Para EL PAÍS, la prisión de Junqueras “refuerza la presión sobre Carles Puigdemont para que despeje la incógnita” sobre si regresará o no a Cataluña para ser investido. En este mismo sentido, EL PERIÓDICO dice que “la permanencia de Junqueras en la cárcel apremia a Puigdemont” para que decida pronto sobre su retorno. Por su parte, EL ECONOMISTA señala que “la prisión de Junqueras aboca a Cataluña al bloqueo electoral”. Para evitarlo, añade el diario, se tendría que buscar otro candidato y forzar una cesión de escaños.

Desde ERC, Sergi Sabrià insistió ayer en que en sus filas no se baraja otra hipótesis que investir a Carles Puigdemont cuando Junts per Catalunya concrete su “propuesta exacta”. En este sentido, el expresidente de la ANC Jordi Sánchez, en prisión, diputado electo por Junts per Catalunya, afirma en LA VANGUARDIA que “debatir una alternativa a Puigdemont es perder el tiempo”. Mientras, la ANC propone un Govern “mixto” con consejerías ejecutivas en Cataluña y simbólicas en Bélgica.

Por su parte, el Gobierno considera, según fuentes citadas por EL PAÍS, que la permanencia de Oriol Junqueras en prisión y la huida de Carles Puigdemont pueden facilitar que los independentistas busquen un tercer candidato para la presidencia de la Generalitat

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar