La preocupante idea de condonar deudas a Cataluña

Miquel Iceta ha afirmado que sería adecuado que se condone la deuda de la Generalitat de Cataluña y otras Comunidades Autónomas que han realizado “un esfuerzo excesivo” para hacer todo lo posible por reducir su déficit, con resultados bastante lamentables. La declaración del líder del PSC se puede enmarcar dentro de la propaganda necesaria para conseguir un buen resultado en las elecciones autonómicas catalanas del próximo día 21 de diciembre.

La condonación es una causa de extinción de las obligaciones que se produce por una declaración del acreedor, que indica que el deudor no debe realizar el pago establecido por el acto o negocio que generó el deber de cumplir la obligación. Funciona como un perdón de la deuda en el Código Civil y en las leyes que la regulan.

Realmente, la idea de Miquel Iceta resulta preocupante. La posibilidad de condonar la deuda de Cataluña con el Estado no ayudaría a reducir los conflictos políticos existentes entre los independentistas y los detractores de la secesión catalana. Además, podría generar más controversias en el futuro, ya que, ante la acumulación de deudas con el Estado, la Generalitat podría amenazar con nuevos impulsos al independentismo si no se le facilita la condonación de las mismas.

En esta ocasión, Miquel Iceta ha intentado mostrarse solidario. Sin embargo, las consecuencias de la aplicación de su idea serían totalmente contrarios a la solidaridad mutua que debe existir entre las Comunidades Autónomas, ya que la Generalitat, al realizar muchos gastos, ha pensado más en intereses particulares que en las necesidades de los ciudadanos.

La Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, indica que la gestión de los recursos públicos estará orientada por la eficacia, la eficiencia, la economía y la calidad, a cuyo fin se aplicarán políticas de racionalización del gasto y de mejora de la gestión del sector público. Lo que deben hacer en Cataluña y en otras Comunidades Autónomas es actuar con razonamientos menos egoístas y respetando la normativa dentro de sus opciones. Es muy sencillo y muy tentador atribuir los recortes sanitaros y educativos al Gobierno nacional, pero la verdad es que, si se suprimen entidades públicas inútiles y se eliminan cargos inocuos para la actividad administrativa, se puede llegar a ahorrar mucho dinero sin reducir gastos vinculados con los servicios públicos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar