El último debate confirma las dificultades para pactar en Cataluña

 

El último debate antes de las elecciones del 21-D, celebrado en TV3, reflejó las diferencias entre el bloque independentista y el constitucionalista, con constantes críticas cruzadas, y puso de manifiesto también las dificultades para alcanzar pactos tras los comicios.

El candidato de Junts per Catalunya (JxCat) Jordi Turull ahondó en la necesidad de que tras el 21-D se restituya el Govern de la Generalitat «fulminado» con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Por ERC, Marta Rovira mostró su disposición a pactar con las otras fuerzas independentistas pero también con otras «que no sean las del 155», aunque erigió a Esquerra como la única fuerza capaz de impedir que Ciudadanos consiga ganar los comicios. Los candidatos de ERC y JxCat no se refirieron a una hipotética apuesta por la vía unilateral, algo que sí hizo Carlos Riera, de la CUP, quien consideró que es «la única manera» para desarrollar la república, mostrándose dispuesto a formar parte del Govern con responsabilidades y llamando al pacto a otras fuerzas republicanas de izquierda.

La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, acusó a los independentistas de haber «arruinado» a Cataluña y les pidió que «salgan de la burbuja de la república». Abogó por un «Govern constitucionalista lo más transversal posible». Por su parte, Miquel Iceta, del PSC, descartó su apoyo a un Gobierno independentista y apostó por «un acuerdo para cambiar de rumbo» y por la vía del diálogo que se traduzca en una mejora de la actividad económica y más políticas sociales. Por el PP, Xavier García Albiol consideró que podrían llegar a un acuerdo con «los partidos constitucionalistas» PSC y Cs.

Mientras, el cabeza de lista de Catalunya En Comú-Podem, Xavier Domènech, apostó por el «catalanismo progresista» e hizo un llamamiento a ERC y al PSC, siempre y cuando renuncien a la unilateralidad y al respaldo al 155, respectivamente.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar