Prensa del día: Gran Bretaña y el Brexit

BREXIT POSITIVO PARA LA UNIÓN EUROPEA

El principio de acuerdo sobre el Brexit es muy positivo para la UE. Los negociadores comunitarios han conseguido garantizar la máxima continuidad en los derechos civiles y sociales de sus ciudadanos residentes en Reino Unidos. Pero no parece que el negociador británico pueda sentirse satisfecho de este pacto, que se explica por la vulnerabilidad parlamentaria, la escasa envergadura intelectual y la fragmentación política de su Gobierno. Donde Nigel Farage y Boris Johnson aseguraban que la salida de Europa beneficiaría a Reino Unido con 18.200 millones de euros al año, tendrán que decir que deberán pagar más de 45.000 millones, confirmando que engañaron a sus electores. Si los parlamentarios y ciudadanos británicos se percatan de que lo acordado será siempre peor que lo que ya tenían, dispondrán de una oportunidad de oro para jubilar a sus dirigentes y quedarse en la Unión.

EL PAÍS 14. Editorial

UN BREXIT BLANDO COMO MAL MENOR

Tras el principio de acuerdo de ayer se confirma que el Brexit es una monumental irresponsabilidad del Gobierno de Londres. Los eurófobos que apostaban por una ruptura dura ayer se revolvieron y denunciaron que May está engañando a los británicos. Y quienes defienden que lo mejor es que el país siga en la UE se encontrarán con que estarán con un pie fuera y otro dentro, lo que les obligará a sumir muchas reglas europeas pero habiendo perdido su derecho a voz y voto actuales. Todo ello permite aventurar que May intentará acordar un Brexit económico blandísimo para el Reino Unido. Lo que decíamos, un viaje sin sentido. La absoluta debilidad de su Gobierno ha forzado a May a tener que plegarse a las exigencias comunitarias para ganar algo de oxígeno interior.

EL MUNDO 3. Editorial

MAY SE PLIEGA ANTE LA UNIÓN EUROPEA

El acuerdo entre Londres y la UE salva el pellejo de la primera ministra británica, Theresa May. Un nuevo revés negociador habría acabado con su carrera, hundido en el caos político al Reino Unido y, probablemente, habría llevado al poder a los dirigentes más eurófobos. La situación sirve para demostrar hasta qué punto el Brexit ha sido un error histórico, un puro delirio del nacionalpopulismo que va a cambiar una situación en la que todos los ciudadanos salían ganando por otra en la que todos van a perder. May ha aceptado el grueso de las exigencias europeas, tras reconocer que un Brexit sin acuerdo sería la opción más catastrófica; por ello, ha pedido una prórroga de dos años para suavizar los efectos de la desconexión. A cada paso que avanzan las negociaciones se constata que no hay ningún beneficio en el Brexit y en la UE se asiste con perplejidad a este proceso pernicioso al que Reino Unido se somete a sí mismo.

ABC 4. Editorial

LONDRES SE PLIEGA A BRUSELAS

Llegada la hora de la verdad, cuando las bravatas nacionalistas confrontadas a la realidad carecen de sentido, el Gobierno del Reino Unido se ha plegado a las condiciones básicas impuestas por Bruselas para alcanzar un acuerdo razonable. La UE ha mostrado una unidad sólida, por encima de intereses e inclinaciones nacionales. Era, sin duda, la única alternativa que le quedaba a Londres, so pena de afrontar un futuro aislamiento económico y financiero en unas circunstancias internacionales muy poco propicias para batallar en solitario. Sólo la pertenencia a una de las grandes potencias económicas en que se divide el mundo (y la UE es una de ellas por derecho propio) permite negociar de igual a igual en los competitivos mercados globales.

LA RAZÓN 3. Editorial

HAY VIDA PARA LA UNIÓN EUROPEA SIN LOS BRITÁNICOS

El acuerdo UE-Londres refuerza el equipo negociador comunitario y debilita aún más a la premier británica Theresa May, muy criticada por lo que muchos partidarios del Brexit consideran una renuncia. Bruselas ha impuesto sus tesis sobre el mantenimiento de los derechos europeos. El divorcio está resultando un vía crucis para May, castigada en las urnas, cuestionada por su propio partido y blanco fácil para quienes votaron por el Brexit creyendo que no tendría un impacto negativo en sus vidas. May trata de ganar oxígeno y asegura que las concesiones hechas a la UE permitirán al Reino Unido encarar la segunda fase negociadora de forma más ventajosa y sin los condicionamientos de los compromisos adquiridos. Para la UE, el balance del divorcio formal es muy positivo. El portazo británico tuvo un efecto cohesionador y la unanimidad de criterios ha sido total. Cunde el convencimiento de que hay vida y porvenir para la Unión sin los británicos.

LA VANGUARDIA 20. Editorial

EL CAMINO DEL BREXIT QUEDA DESPEJADO

Lo que viene después del acuerdo de ayer entre Bruselas y Londres no será fácil tampoco. La debilidad política de Theresa May la había puesto contra las cuerdas. El pacto de última hora contempla, entre otras, la cuestión de los residentes europeos en el Reino Unido y viceversa; y, tema fundamental, la factura que deberá pagar Londres por irse de la UE, que ha sido fijada en 45.000 millones de euros. Ahora se podrá empezar la segunda fase de negociación del Brexit, que contempla el periodo transitorio y las cuestiones comerciales, que es lo que de verdad interesa al Reino Unido. La UE ha demostrado su ya tradicional habilidad para negociar temas espinosos sin cerrarlos completamente, y May ha logrado llevarse algo a casa, aunque sea a costa de disfrazar las líneas rojas que se había impuesto. En realidad, ha ganado tiempo, pero es un tiempo que parece ya de descuento.

EL PERIÓDICO 6. Editorial

Reino Unido se rinde (Xavier Vidal-Folch. EL PAÍS 5) Bruselas y los 27 se imponen a Reino Unido en todos los temas prioritarios.

PP, CIUDADANOS Y PSC NO DEBEN CEDER ANTE EL INDEPENDENTISMO TRAS EL 21D

El primer debate a siete de las elecciones catalanas emitido por TVE puso en evidencia que, como reflejo de una sociedad fracturada por el empeño del independentismo, existen dos bloques políticos enfrentados e irreconciliables. Uno aboga por devolver a Cataluña a la legalidad del Estatuto y la Constitución y dedicar todos los esfuerzos y recursos a gestionar la autonomía en beneficio de los catalanes. El otro, sigue empeñado en un proyecto delirante que no sólo se ha mostrado imposible de llevar a la práctica, sino que concita el rechazo unánime del resto del país y de la comunidad internacional. Pero dentro de este segundo bloque se ha producido una falla que hace imposible la unidad existente hasta la fuga de Puigdemont a Bruselas. Sus antiguos aliados de ERC le reprochan ahora la cobardía mostrada con su huida. Es necesario, por tanto que PP, Cs y PSC sean conscientes de la importancia de no ceder ante el independentismo tras el 21-D, porque, aun con sus diferencias, JxC, ERC y CUP han dejado clara su intención de reeditar el proceso secesionista.

EL MUNDO 3. Editorial

EL GRAN VUELCO ELECTORAL EN CATALUÑA ES POSIBLE

De acuerdo a las perspectivas de voto que manejan las encuestas es absolutamente posible que los partidos del bloque constitucionalista puedan derrotar a los separatistas, incluso sin contar con los resultados que obtenga la marca de Podemos, cuya posición política es imposible de prever. Para ello bastaría con que los constitucionalistas mantuvieran la misma media de voto que en las cuatro últimas elecciones generales. Es decir, el vuelco es posible movilizando a los ciudadanos que votan en los comicios nacionales. Frente a quienes confían en la desmovilización de una parte del voto separatista, -los que se declaran engañados por el procés o pretenden liquidarlo-, hay que buscar el compromiso activo de los votantes que se sienten también españoles y hacerles llegar lo decisivo del momento de Cataluña.

LA RAZÓN 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar