Trump rompe el consenso internacional al reconocer a Jerusalén como capital de Israel

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció  que Estados Unidos reconoce Jerusalén como la capital de Israel y, por ello, trasladará allí su embajada, aunque no de forma inmediata. En su opinión, “es lo mejor para los intereses de EEUU y la búsqueda de la paz entre Israel y los palestinos” y responde “a la aceptación de lo obvio, Israel es una nación soberana y Jerusalén es la sede de su Gobierno, Parlamento y Tribunal Supremo”. La decisión de Donald Trump, según se subraya, rompe el consenso internacional sobre la cuestión de la capitalidad en Israel, y ha causado el rechazo de la autoridad palestina, de la mayoría de los países árabes, y la preocupación de la ONU y de la UE, que ya han mostrado su malestar. Ante el cúmulo de reacciones adversas, la Casa Blanca ha insistido en que EEUU sigue apoyando un acuerdo de paz y que la decisión no afecta al estatuto de soberanía de Jerusalén ni a la demarcación de fronteras.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aseguró, por su parte, que el reconocimiento de Jerusalén por parte del presidente de Estados Unidos supone un “día histórico” para Israel y reivindicó esta disputada ciudad como “capital del pueblo judío”. Por el contrario, el secretario general de la OLP y durante años jefe negociador palestino, Saeb Erekat, afirmó ayer que la decisión “destruye cualquier oportunidad para la solución en Oriente Próximo”. En esta línea, se manifestaron portavoces de los gobiernos de Egipto, Irak, Turquía, Siria, Líbano, Marruecos… El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, advirtió ayer de que ahora “no hay alternativa” a una solución de paz de dos Estados entre israelíes y palestinos. “He hablado en reiteradas ocasiones en contra de adoptar medidas unilaterales que puedan poner en peligro las perspectivas de paz para israelíes y palestinos”, afirmó. Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, tachó la decisión de “desafortunada”.

España apuesta por la negociación y por una solución de dos Estados

El Gobierno español ha advertido de que el estatus de la ciudad de Jerusalén deberá formar parte de una “solución de dos Estados” entre israelíes y palestinos, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, haya reconocido formalmente esta ciudad como capital de Israel. El Gobierno de Mariano Rajoy ha aprovechado el anuncio de Trump para reiterar su posición sobre el estatus de Jerusalén, que “coincide con la recogida en diversas resoluciones de Naciones Unidas”, según un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, también se ha expresado en este mismo sentido y ha señalado, en un mensaje de Twitter, que “el estatuto de Jerusalén es una cuestión central que debe ser resuelta mediante negociación”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar