Prensa del día: Constitución, Puigdemont y Trump

NO ES EL MOMENTO DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Mientras continúe abierta la crisis provocada por el golpe secesionista catalán, que ha obligado a la aplicación del 155 en Cataluña, un debate para la reforma constitucional sería estéril y frustrante. La Constitución ha demostrado ser una eficaz herramienta para hacer frente a quienes pretenden destruirla. Es cierto, no obstante, que el texto constitucional necesitaría algunas modificaciones para adecuarse a la realidad política, social y económica de la España actual, per con el fin de reforzar el Estado y acabar con los debates que cuestionan la identidad de España como una nación integrada en un proyecto superior como es la UE. Además se debe atajar definitivamente la pulsión separatista, contraria a los valores europeos. Por último, se ha de afrontar la iniciativa reformista desde el más amplio consenso posible sobre las cuestiones básicas a debatir. Sería imprudente, como pretenden en solitario Pedro Sánchez, hacerlo precipitadamente. Aprovechar con fines electoralistas la actual crisis para cuestionar todo el sistema sería hacer el juego a los independentistas.

EL MUNDO 5. Editorial

LA CONSTITUCIÓN GOZA DE MUY BUENA SALUD

Es una paradoja que el debate sobre la reforma de la Constitución se haga más intenso precisamente cuando la Carta Magna ha demostrado una fortaleza inédita ante el desafío separatista. Por eso es chocante e inoportuno que sea la reforma constitucional lo que empiece a dominar la agenda política y no una profunda revisión de las causas que han provocado la deslealtad nacionalista en Cataluña. Las propuestas que plantea el PSOE se basan en un rearme político y legal de la Generalitat que haría más compleja una nueva aplicación del 155 de la Constitución. La Carta Magna goza de muy buena salud siempre que se aplique lealmente, y si hay que reformarla, que no sea para apaciguar a los insaciables nacionalistas, sino para hacer más fuerte al Estado sobre la igualdad y la solidaridad. Su 39º aniversario no debe marcar el inicio de un revisionismo temerario. Y, en todo caso, hay que exigir sinceridad en los que hablan de reformarla, no sea que realmente quieran aniquilarla.

ABC 4. Editorial

El pacto por las autonomías urge, la reforma constitucional debe empezar(CINCO DÍAS 7. Editorial) Hay que dar estabilidad a un modelo casi federal pero sometido a una inestabilidad continua.

No digo yo que no (Màrius Carol. LA VANGUARDIA 2) Se puede entender que, sin una amplia mayoría, el partido en el poder tenga dudas, si bien es indudable que después de cuarenta años hay apartados de la Carta Magna que requieren correcciones.

Tentaciones ante la reforma territorial (José Antonio de Santiago-Juárez. EL PAÍS 15) La Constitución de 1978 es la historia de un éxito. Su actualización no debe caer en la recentralización ni otorgar privilegios a las comunidades denominadas históricas.

Ser o estar (Josep Ramoneda. EL PAÍS 19) Hay que adaptar la Constitución a la realidad. Después de 39 años intocada, ya toca.

Daños y perjuicios a España (Isabel San Sebastián. ABC 13) Hay que reformar la Constitución, sí, para restringir el poder del separatismo chantajista.

Hornacinas (Ignacio Camacho. ABC 13) Sánchez pidió a Rajoy la reforma constitucional a cambio del 155 y el presidente se la dio como quien da un juguete a un niño.

¡Larga vida a la Constitución! (Abel Hernández. LA RAZÓN 8) Las propuestas reformistas son aún difusas y confusas.

En qué estábamos de acuerdo (Antonio M. Beaumont. LA RAZÓN 15) El encaje de Cataluña es lo que lanza al PSOE a enmendar la Carta Magna.

Reforma lejana (Isabel García Pagan. LA VANGUARDIA 13) El independentismo plantea un “democracia o 155” que es como decir “democracia o Constitución”.

El papel de Montoro (El submarino. LA RAZÓN 2) Montoro se prodigó en su papel de animador de los corrillos en la recepción en el Congreso y, entre bromas y veras, confió en su habilidad negociadora para sacar adelante el nuevo modelo de financiación autonómica.

NO SE RETIRA LA EUROORDEN CONTRA PUIGDEMONT POR DEBILIDAD Y TEMOR

La retirada de la orden europea de detención contra Puigdemont y sus exconsejeros no es una muestra de debilidad, ni de temor. Obedece a evitar que los fugados sorteen la persecución de alguno de los delitos por los que están encausados (como el de rebelión), lo que rompería el principio de universalidad de la ley y el de que ningún delito debe quedar sin castigo. La decisión del Supremo busca asegurar la igualdad de trato, la equidad de resultado y el principio de que a igual delito igual pena. El que pueda bajar la presión policial sobre los fugitivos es un caramelo envenenado, porque ya han comprobado que con una módica fianza gozarían de la libertad de la que disfrutan los demás. Y si no vuelven por temor a pasar unos días en prisión, quedará claro que al incorporarse a la contienda del 21-D sólo buscaban un escudo político. Vuelvan los encausados. Afronten sus responsabilidades. Defiendan su causa sin espectáculos. Y no abandonen a quienes de buena fe confiaron equivocadamente en ellos.

EL PAÍS 14. Editorial

PUIGDEMONT RENDIRÁ CUENTAS TARDE O TEMPRANO

Puigdemont esgrimió ayer sus resabiadas dotes como fabulador en su comparecencia para valorar la decisión del Supremo de retirar la orden europea de detención y desparramó toda clase de improperios e infundios contra la democracia y la Justicia españolas. Desconocemos si Puigdemont y el resto de los prófugos se creen sus bravatas o si esgrimen la mentira como instrumento político y de campaña. Pero estamos seguros de que el recorrido de las andanzas del expresidente es limitado y declinante. Puigdemont pretende una suerte de indulto o que el Estado de Derecho aplique una amnesia selectiva y se olvide la conspiración y el ataque contra las libertades de todos. No podrá ser y como sus conmilitones, tendrá que responder ante los tribunales por delitos castigados con penas severas. Podrá recoger su acta de diputado por medio de un tercero, pero si quiere ser president, tendrá que volver a España.

LA RAZÓN 3. Editorial

LA LISTA DE PUIGDEMONT CONTINÚA EN ALZA

La encuesta del GESOP que hoy publica EL PERIÓDICO confirma el ascenso de la lista de Puigdemont, en detrimento de ERC, Aunque los republicanos siguen en cabeza, en todo caso, el retroceso de los republicanos de Junqueras es muy importante, tanto como la recuperación de Junts per Catalunya. Además, otro dato desfavorable para ERC es que Puigdemont dobla de largo a Junqueras, superado por Iceta, en las preferencias para president incluso entre el electorado independentista. En el campo no independentista el empate es aún más claro, ya que Ciutadans y PSC, los dos en ascenso, igualarían en porcentaje de votos y en escaños. No obstante, el bloque independentista podría perder la mayoría absoluta, con los comuns de árbitros. La movilización del electorado alcanza un récord absoluto, con el 90% de los catalanes con intención de ir a votar el 21-D.

EL PERIÓDICO 16. Editorial

Euroliberados (Arcadi Espada. EL MUNDO 4) Un Estado democrático deja de perseguir a un grupo de presuntos delincuentes, hoy fugados, que conspiraron para destruirlo.

La escudella de Puigdemont (Raúl Conde. EL MUNDO 14) El problema de Puigdemont es que, salvo que quiera faltar al compromiso con sus votantes, tarde o temprano tendrá que volver.

Cataluña: fake news (Raúl del Pozo. EL MUNDO 48) Lo más sorprendente es la compasión y blandura de los políticos y periodistas ante el falso Pimpinela Escarlata de Bruselas.

El expediente Forn (Mayte Alcaraz. ABC 12) El exconseller de Interior es, de los malos del procés, el peor.

Dos coches contra una dignidad (Salvador Sostres. ABC 24) La retirada de la orden internacional deja a Puigdemont desnudo ante sus debilidades.

Inés (David del Cura. LA RAZÓN 2) Al PP un presidente del PSC le vendría estupendamente.

Cataluña tiene nombre de mujer (Jordi Juan. LA VANGUARDIA 16) Rovira y Arrimadas pueden llegar a presidir la Generalitat: son distintas, pero renovarían la forma de gobernar.

¿Qué es el 21-D? (Francesc-Marc Àlvaro. LA VANGUARDIA 24) Las elecciones sólo son la salida incierta y dudosa que Rajoy pone encima de la mesa el mismo día que activa el 155

El desconcierto independentista (Joan Tapia. EL PERIÓDICO 6) Ni los votantes de ERC ni los del PDECat saben quién es el auténtico candidato a president.

TRUMP PROVOCA IRRESPONSABLEMENTE A LOS ÁRABES EN ORIENTE PRÓXIMO

Con su decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel, Trump vuelve a prescindir de toda prudencia y lanza una más de sus andanadas en un escenario que es un barril de pólvora. Sin escuchar los ruegos y súplicas de líderes políticos y religiosos de todo el mundo, Trump provoca así abiertamente a la comunidad palestina y, por extensión, a toda la comunidad árabe de Oriente Próximo, donde los equilibrios ya están muy resentidos. Su provocación en una zona en la que hay tantos factores de desestabilización está marcada por la arbitrariedad y un alto grado de irresponsabilidad. Al agitar las tensiones en la zona y socavar las expectativas legítimas de los palestinos sobre la solución de los dos Estados, Trump obstaculiza sin necesidad los esfuerzos que se hacen por encontrar una solución al conflicto.

EL PAÍS 14. Editorial

Grave tropiezo de Trump en Jerusalén (EL MUNDO 5. Editorial) Su decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel es uno de sus pasos más graves, que amenaza con deteriorar mucho más la frágil situación de Oriente Próximo y en alejar cualquier posibilidad de reanudación del proceso de paz palestino-israelí.

La Casa Blanca va por libre (ABC 4. Editorial) Hay viento nuevo que viene de Arabia Saudí por el que Riad aceptaría a Israel como aliado en su enfrentamiento con Irán. Si Trump intenta jugar con la opción de una guerra regional de envergadura estaríamos ante una grave irresponsabilidad.

El necesario y arriesgado reconocimiento de Jerusalén (LA RAZÓN 3. Editorial).Lo importante es el reconocimiento de la capitalidad e intentar desbloquear una situación en la que las interferencias de Irán son cada vez mayores.

Trump incendia Oriente Medio (LA VANGUARDIA 22. Editorial) Fuentes palestinas han afirmado que la consideraban una declaración de guerra a 1.500 millones de musulmanes, y que una acción de este tipo inhabilitaba a EEUU como mediador en la zona.

Trump pone en jaque a Oriente Próximo (EL PERIÓDICO 16. Editorial) Es falaz, y hasta insultante, sostener que una decisión de este tipo sirve para impulsar el proceso de paz entre palestinos e israelíes. En realidad ha ce lo contrario: alimenta a los radicales de ambos bandos.

Los acuerdos están para cargárselos (Lluís Bassets. EL PAÍS 3) Trump cultiva el fracaso en Oriente Próximo antes incluso de proponerse el éxito.

Trump, el Balfour del siglo XXI (Luis Gómez. EL PAÍS 6) Jerusalén acabará siendo de facto la capital de Israel porque al reconocimiento de Trump le seguirá el de las cancillerías acólitas de medio mundo.

Jerusalén liberada (Gabriel Albiac. ABC 12) Ni un solo factor histórico o político puede cuestionar lo obvio. Que Jerusalén es la capital de Israel. Que lo ha sido siempre.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar