Propuesta de declaración de sequía en la demarcación demográfica Galicia-Costa

Situación actual del embalse de Cecebre

 

La Oficina Técnica de la Sequía propuso ampliar la declaración de alerta por sequía a toda la Demarcación Hidrográfica Galicia- Costa. Así lo avanzó esta mañana el director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez Martínez, quien indicó que esta decisión se trasladará al Comité Permanente del Consejo Rector de Augas de Galicia y que afecta a los 19 sistemas que integran la Cuenca Hidrográfica Galicia- Costa.

Rodríguez Martínez señaló que esta decisión se adopta después de analizar los indicadores de los caudales de los ríos que en el momento actual, y después de dos meses del inicio del nuevo ciclo hidrológico llevan un 80% menos del caudal medio esperado para esta época del año, y por la situación meteorológica que se espera para el mes de diciembre, ya que las lluvias que se esperan para las jornadas de 10 de diciembre no serán determinantes para recuperar la situación de normalidad.

El director de Aguas aclaró que en los próximos días se convocarán la diferentes reuniones a los ayuntamientos de cada sistema, para avanzar en la concreción de medidas que se pueden adoptar, o que ya se están hacer, para intentar aumentar la disponibilidad de los recursos existentes. También se determinó solicitar a todas las aglomeraciones de más de 20.000 habitantes información sobre los su planes de emergencia para la situación de sequía, que tiene que estar evaluado Agua de Galicia, con el “fin de ir por delante de la situación actual y tomar medidas que pueden si poco habituales pero son necesarias”.

Reducción del caudal

El director de Augas de Galicia trasladó que esta mañana el departamento que dirige optó por autorizar la reducción del caudal ecológico del río Oitavén a la salida del embalse de Eiras al 25%, al máximo que permite la ley; por darse una situación de gravedad extrema en el Ayuntamiento de Vigo.

Roberto Rodríguez recordó que el pasado viernes el Ayuntamiento de Vigo informó por escrito que sólo tiene una garantía de 25 días para disponer de agua potabilizada en condiciones óptimas para el consumo; además de su imposibilidad de tomar más medidas previas a la restricción de agua a la población.

Aclaró que esta decisión no obedece a un cambio de criterio por parte del Gobierno gallego, administración que siempre defendió que el criterio de usos que establece la normativa, en el que el abastecimiento a la población está por arriba de todos; sino a la necesidad de dar una solución al déficit de funcionamiento que presenta la ETAP del Casal, de titularidad municipal, para potabilizar a agua aunque el embalse esté el 38%.

El director de Augas de Galicia precisó que ahora mismo hay un riesgo de abastecimiento a la población que no viene dedo por la cantidad de agua del embalse, sino que deriva de la incapacidad de Vigo que a través de su potabilizadora no puede tratar ese agua.

Esta situación exige que se adopte la medida más grave y extrema que se puede adoptar para un río, como es el hecho de reducir a un 25% su caudal, es decir, el uso ambiental cede al abastecimiento por una cuestión muy clara: la ausencia de garantía por parte del ayuntamiento de poder suministrar agua apto para lo consumo su población. Lamentó que “a día de hoy al rescate de garantía de abastecimiento de Vigo fueron la Xunta y el río Oitavén”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar