Un 23% de los españoles rechaza productos catalanes

Un estudio elaborado por la consultora Reputation Institute sobre la base de 1.150 entrevistas revela que un 23,2% de los consumidores españoles no residentes en Cataluña admite no comprar productos catalanes y otro 20,9% se lo plantea “en un futuro”. Si la independencia se consumase, un 49,1% de los encuestados no residentes en Cataluña afirma que dejaría de consumir productos de origen catalán.

Según explicó el director de Reputation Institute, Enrique Johnson, la encuesta constata una “tendencia negativa” en España en la percepción de las empresas que tienen “una alta asociación con el territorio catalán”.

Un 77,5% de los encuestados de fuera de Cataluña aplaude el traslado de sede de empresas catalanas frente a un 10,9% que lo condena y las compañías que han decidido permanecer en dicha comunidad pierden 3,2 puntos en intención de compra en el resto de España. Paralelamente, un 47,8% de los catalanes desaprueba a las empresas que han salido de Cataluña y reconoce pérdida de confianza en ellas, lo que supone una bajada de 8,7 puntos en sus índices de reputación y de 9 puntos en intención de compra.

Por otra parte, muchas empresas catalanas buscan sede en otros lugares de España, principalmente Madrid, según reflejan los diarios. El distrito financiero de Valdebebas es una de las zonas más solicitadas, según explicó el director gerente de la Junta de Compensación de Valdebebas, Marcos Sánchez, en la presentación de un informe de la consultora PwC. Durante las últimas semanas las solicitudes de información por parte de empresas de Cataluña sobre las condiciones para instalarse en esta zona se ha incrementado en un 80%.

Según datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en Cataluña se crearon 39,5% empresas menos entre enero y septiembre con respecto al mismo periodo del año anterior. En el conjunto de España la caída fue del 7,6%, con descensos en todas las comunidades excepto en Madrid.

Ayer el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aseguró en la cadena de televisión belga VRT que el traslado de empresas de Cataluña, que ya alcanza las 2.276, no tiene ningún impacto. “Solo han cambiado la sede, no se han ido: los empleos y la creación de riqueza siguen en Cataluña. Han aprovechado un decreto abusivo del Gobierno español para facilitar que se marchen”, dijo.

Por su parte, el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró en una charla en Santander que los movimientos independentistas en Europa son un “anacronismo en el siglo XXI” y algo “irracional desde el punto de vista estrictamente económico”, al tiempo que “ponen en riesgo todo el proyecto de integración y solidaridad que tantos éxitos ha producido en las últimas décadas”.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto