La prensa sobre Cataluña:
Cada opción política matiza su posición

UN EJERCICIO DE REALISMO

Las palabras de Puigdemont en la entrevista concedida al diario belga Le Soir“constituyen un oportuno ejercicio de realismo: la independencia no es el único final posible para la deriva política catalana, y sin duda hay otros más factibles a corto y medio plazo”. Distintos miembros del Govern destituido han reconocido que no había modo de implementar la independencia después de la sesión parlamentaria en la que, aparentemente, se proclamó. Ante las elecciones del 21-D todas las fuerzas políticas independentistas, incluida la CUP, han presentado candidaturas, “lo que de hecho supone acatar el orden constitucional y, por tanto, reconocer la no vigencia de la república”. Al presentarse a las elecciones, “les dan carta de naturaleza”. “Es importante que el soberanismo sea consciente de esta realidad. Carece de sentido mantener la ficción de que vivimos en un régimen que acaso muchos hayan soñado, pero que no rige”. El Gobierno central no tiene el menor interés en perder a una parte del territorio español. Y el Govern “no ha sido hábil para corresponder con una estructura administrativa sólida al sobreesfuerzo que exigió a los suyos en la calle”. La campaña del 21-D “ofrece una magnífica ocasión para plantear objetivos en sintonía con la realidad. Su propia legitimidad, así como la situación judicial de no pocos de los candidatos, aconseja este baño de realismo”. En primer lugar, “para no seguir dando al elector expectativas excesivas. Y en segundo porque unas elecciones de este calado no pueden reducirse a una reivindicación como es la libertad de los presos”. “Nos jugamos la gestión de Catalunya, su recuperación y su viabilidad tras una serie de sucesos que han perjudicado mucho su potencia y su prestigio”.

LA VANGUARDIA 26. Editorial

OPORTUNISTA COLAU

“En ninguna forma de democracia 2.059 votos de militantes deberían tener el poder de someter a la inestabilidad a la gran potencia urbana del Mediterráneo”: Barcelona. Pero las verdaderas razones de Ada Colau para justificar la ruptura de la alianza de gobierno municipal con el PSC “pasan por el oportunismo electoral y la polarización a poco más de un mes de las elecciones”. “Refugiada tras esos 2.059 militantes y sin pronunciarse ella siquiera, Colau ha olvidado la mayor responsabilidad de un dirigente, que es el interés general y no el particular”. La alcaldesa, que ha jugado ante el desafío independentista a las contradicciones “ha dado un paso irresponsable hacia la inestabilidad, la fragilidad de la economía catalana y el enfrentamiento ciudadano”. Colau rompe el acuerdo que mantenía explícitamente al margen de los asuntos no locales “en supuesto castigo a la aplicación del artículo 155”. La realidad es que la formación que ella inspira quiere jugar un papel relevante el 21-D, en posible coalición con ERC ante el probable derrumbe del PDECat. “En ese altar ella sacrifica todo lo demás”. Olvidando que solo cuenta con 11 de los 41 concejales, se lanza a su apuesta electoral por encima del interés general. “un gol en propia puerta para la nueva política”

EL PAÍS 12. Editorial

CUESTIÓN DE DIGNIDAD PARA EL PSOE

“Una de las características más llamativas del PSOE es que toda la dignidad que aparenta tener ante el PP la pierde ante la extrema izquierda”. Desde que comenzó la fase final del desafío independentista en Cataluña, Podemos y ‘los comunes’ de Ada Colau “no han hecho otra cosa que insultar y descalificar al PSOE, castigo que aguanta de forma inexplicable sin reaccionar políticamente, como debería hacerlo un partido con autoestima”. “Los socialistas no tienen reparos en pactar con populistas de extrema izquierda, tan antieuropeístas y complacientes con la violencia como los de la extrema derecha europea”. La ruptura en el Ayuntamiento de Barcelona “es un torpedo para el crédito político del PSC y del PSOE en su conjunto”. “La capacidad de los socialistas para encajar humillaciones de la extrema izquierda no es un ejemplo de resistencia, sino de debilidad política y de falta de audacia para romper una dinámica de la que no obtienen ningún beneficio”. El escoramiento hacia la extrema izquierda y la pasividad ante los desplantes “resultan incompatibles con la aspiración del PSOE a gobernar y liderar España”. El conflicto de Cataluña “emplaza al PSC y al PSOE a tener la clarividencia que les falta desde los nefastos tripartitos presididos por Maragall y Montilla”. “Las elecciones se ganan por el centro y la moderación, espacio donde no hay sitio para personajes como Iglesias y Colau, situados en los márgenes de la democracia parlamentaria”.

ABC 4. Editorial

EL ADOCTRINAMIENTO Y LA MÍMICA DEL GOBIERNO

El adoctrinamiento en las escuelas de Baleares y la Comunidad Valenciana es consecuencia directa de la política pancatalanista desplegada por la Generalitat. En ambas comunidades, la connivencia entre el PSOE y los nacionalistas está amparando un sistema similar al que se aplica en Cataluña. El calado social que supone el desafío independentista sería impensable si no fuera por el arraigo en edad escolar de una ideología del odio sustentada en el desprecio a España y a su historia. “El atropello al que la lengua española está siendo sometida en varias comunidades autónomas exige que el Ministerio de Educación abandone su silencio y active medidas coercitivas que vayan más allá de las promesas de refuerzo de las inspecciones”. Está en juego la cohesión nacional.

EL MUNDO 3. Editorial

LA ECONOMÍA ESPAÑOLA AVANZA PESE AL DESAFÍO INDEPENDENTISTA

Las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) anuncian una evidente mejoría de la economía europea, que responde a un crecimiento global en el que España ocupa un papel importante. “La confianza en la economía española y en la fortaleza de nuestras instituciones democráticas ha sido fundamental para seguir esta estela de crecimiento, sobre todo por el desafío independentista en Cataluña, que ha puesto en serio riesgo la estabilidad de nuestro mercado”. Después de “una campaña odiosa de mentiras e injurias sobre la calidad democrática del denostado régimen del 78, las constantes económicas no se han resentido, salvo algunos datos preocupantes sobre la pérdida del liderazgo de Cataluña en el PIB español, la caída de plazas hoteleras y la demoledora huida de más de 2.000 empresas”. Pero lo fundamental es que la economía catalana está plenamente integrada en el conjunto de la española y que sólo desde una perspectiva global se puede seguir avanzando.

LA RAZÓN 3. Editorial


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto