Prensa del día:Huelga de los taxistas ante la intromisión de otras empresas

TAXI: UNA HUELGA INÚTIL

«La huelga del taxi que dejó ayer sin este transporte público a casi todas las ciudades españolas, con especial incidencia en Madrid y Barcelona, constituye un error político de las asociaciones convocantes, por más que su seguimiento fuese masivo». «Los ciudadanos no aceptan el recurso a la violencia ni la paralización total de servicios públicos como método para resolver diferencias económicas o regulatorias que deben abordarse en mesas de negociación. Con su proceder, los taxistas perjudican a los usuarios y están perdiendo la parte de razón que les asiste». «El taxi tradicional está en crisis, hay nuevos actores en competencia y hay que encarar la situación con racionalidad». «Es crucial que los taxistas abandonen la bronca callejera y negocien otro marco regulatorio donde quepan todos los operadores».

EL PAÍS 14. Editorial

EL TAXI DEBE ADAPTARSE CON SEGURIDAD LEGAL

«Como ha ocurrido en tantos otros sectores, internet ha revolucionado el viejo negocio del taxi. La digitalización de nuestra sociedad ha traído consigo nuevos modelos (…) que han venido para quedarse porque los consumidores se sienten beneficiados. Los taxistas (…) deben entender que su futuro pasa por renovar su negocio y adaptarlo a un nuevo entorno económico más competitivo y, por tanto, más exigente». «Ahora bien, eso es compatible con que los poderes públicos exijan a los nuevos agentes una competencia leal que no aboque a la ruina a quienes han pagado cuantías muy importantes para conseguir una licencia en un mercado tradicionalmente regulado». «Uber y Cabify deben jugar limpio», mientras que los taxistas «deben entender que el fin del conflicto no puede pasar por un rescate a cargo del contribuyente, ni por poner puertas a internet. Aunque están en su derecho de protestar, escenas violentas como las que vimos ayer en Madrid no son admisibles».

EL MUNDO 3. Editorial

UNA SOLUCIÓN ACORDADA PARA EL TAXI

Uno de los sectores afectados por la irrupción de las nuevas tecnologías es el taxi, que ayer «volvió a protagonizar una manifestación por las calles de Madrid en protesta por la concesión de licencias a plataformas como Uber o Cabify, entre denuncias de competencia desleal e incumplimiento de los requisitos y limitaciones que establece la ley». «Las huelgas, sin embargo, y más aún si son violentas y colapsan el centro de las ciudades, no solo no solucionan nada, sino que acarrean graves perjuicios a multitud de ciudadanos que son ajenos a este conflicto, lo cual es injusto». «Es necesario alcanzar una solución consensuada entre las partes y las administraciones implicadas para ordenar este sector y mejorar la convivencia de dos servicios que están condenados a entenderse».

ABC 4. Editorial

LA BATALLA DEL TAXI

El objetivo principal de la protesta de ayer del taxi fue «acusar al Gobierno de ineficacia en la implementación de la norma por la que debe haber una licencia VTC por cada 30 de taxi clásico». «Es un problema que, al parecer, no tiene fácil solución. De una parte, los taxistas vienen reclamando el cumplimiento de la ley; pero en la práctica muchos consideran que o hay una reforma a fondo del taxi o ya pueden dar la batalla por perdida». «Hace tiempo que el sector del taxi se enfrenta a un problema que, por lo que se ve, no se atina a resolver». «Es más, no sólo no se ha logrado imponer la ley, sino que las perspectivas son que el mercado de VTC siga creciendo en perjuicio para el sector del taxi. Pero es evidente que unos y otros deberán ceder en sus posiciones si se quiere, de una vez acabar con un conflicto que ayer colapsó el centro de las ciudades y dejó a miles de pasajeros en la estacada».

LA VANGUARDIA 24. Editorial

EL TAXI NECESITA UN TRATO JUSTO PARA PODER COMPETIR

El taxi «secundó ayer masivamente una jornada de protesta contra la competencia desleal de las plataformas de vehículos de alquiler con conductor» y «en demanda de un marco legal que regule el sector». «La realidad, reconocida por el Ejecutivo, es que la proporción de VTC respecto al número de taxis (una por cada treinta) es sobre pasada con suficiencia». «Urge, por tanto, que el Ejecutivo apruebe el cuadro normativo que necesita el sector para ordenarlo y hacer posible una convivencia justa de los dos servicios de transporte. En ese nuevo escenario, que se presume para el próximo año, el taxi tiene también deberes que atender para actualizarse y modernizarse hasta poder competir con garantías en ese mercado exigente que ya es imparable».

LA RAZÓN 3. Editorial

Demandas imposibles del sector del taxi (EL ECONOMISTA 5. Suelto) «Resulta absurdo esperar que el Ministerio transija con demandas como la supresión de licencias en poder de Cabify y Uber, que no sólo están autorizadas, sino además avaladas por sentencias del Supremo».

UNA CAMPAÑA ELECTORAL LIMPIA

«La Junta Electoral está poniendo orden en la campaña de propaganda que aún pueden hacer los medios públicos de comunicación catalanes. Todavía está pendiente la explicación de cómo es posible que con el artículo 155 de la Constitución se pueda disolver un Parlamento y cesar a un Gobierno autonómico, pero sus medios públicos queden indemnes del proceso de reconstitucionalización de Cataluña, cuando han sido punta de lanza del frentismo separatista». «El 21-D debe ser el punto de partida de una revisión profunda y radical de la estructura de los medios públicos catalanes». «Las cosas no pueden seguir igual en TV3, como tampoco pueden seguir igual en el sistema educativo». Hay que confiar que tras el 155 «llegue un cambio de ciclo político que propicie una reconducción de la administración pública catalana al servicio general de los catalanes y nunca más al servicio sectario del nacionalismo».

ABC 4. Editorial

FINANCIACIÓN JUSTA PARA LA HACIENDA FEDERAL

El sistema de financiación para las comunidades de régimen común «ha hecho aguas durante la crisis, y se ha deteriorado aún más por la negativa del Gobierno del PP a remediarlo cuando tocaba; de eso hace ya cuatro años». «Proponemos, pues, establecer un vínculo fuerte entre una parte de la recaudación conjunta en toda España por los tres grandes impuestos sobre la renta y el consumo (el IRPF, el IVA y los Impuestos Especiales) y la financiación del Estado de Bienestar que es competencia de las CCAA. Supondría aumentar los porcentajes de cesión de estos impuestos para aumentar la suficiencia financiera necesaria y al mismo tiempo crear también con estos recursos un fondo de garantía a repartir de manera igualitaria entre las CCAA». «Queremos avanzar en la construcción de una Hacienda federal, basada en compartir impuestos, asumiendo toda la responsabilidad fiscal y de gobierno que ello supone, y por tanto también la recaudación y gestión -en consorcio con la Administración central del Estado, tal como dice el Estatuto- de todos los impuestos que pagamos en Cataluña». «La reforma del sistema de financiación es urgente, es una de las reformas estructurales pendientes en España con más incidencia en el bienestar de todos y cada uno de los españoles. No hay que esperar una nueva Constitución». «Hay que hacerlo. Eso sí, con intención y voluntad federal».

EL MUNDO 1.4,5. Miquel Iceta

La quita (ABC 15. Ignacio Camacho) «Lo que pretende Iceta es transferir al resto de los españoles las consecuencias de la mala gestión de la autonomía catalana».

UN PLAN PREMEDITADO PARA PERMITIR EL 1-O

«La votación del 1 de octubre pudo llevarse a efecto, aunque de forma parcial y sin garantías, gracias a la intolerable permisividad de los Mossos». «Los jefes de los Mossos disponían de un plan orientado a permitir la votación mientras guardaban la apariencia de formalidad en el acatamiento del mandato judicial para impedir la misma». Fue precisamente esa «dejación» de Trapero lo que «obligó a las fuerzas del Estado a intervenir para frustrar una votación que el TC declaró ilegal». «Los independentistas han alimentado el victimismo usando las cargas policiales del 1-O. Estas escenas nunca habrían tenido lugar si Trapero y el resto de altos mandos de los Mossos hubieran cumplido con sus obligaciones».

EL MUNDO 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar