Prensa del día:Puigdemont, en primera página

NADA JUSTIFICA LAS DECLARACIONES EUROESCÉPTICAS DE PUIGDEMONT

«Han causado sorpresa en Cataluña, incluso en círculos independentistas, las declaraciones de Carles Puigdemont proponiendo un referéndum para que los catalanes decidan si quieren seguir formando parte de la Unión Europea». «Cuesta hallarles un fundamento, ni siquiera coyuntural, más allá del hipotético despecho que Puigdemont pudiera sentir ante el escaso respaldo que ha logrado en instancias comunitarias la aventura soberanista catalana». Además de sorpresa, dichas declaraciones han suscitado amplio rechazo. Después de escuchar tantas reacciones adversas, Puigdemont envió tuits para atenuarlas, recordando lo que ya sabíamos: que el catalanismo es europeísta. Europa es el marco cultural, económico, legal y de progreso que le corresponde de un modo natural a Cataluña. «Nada justifica las declaraciones euroescépticas de Puigdemont», en una situación catalana, en términos económicos y de convivencia, ya extremadamente delicada.

LA VANGUARDIA 20. Editorial

PUIGDEMONT Y EL ‘CATEXIT’

El catalanismo siempre ha sido europeísta, «pero en una confusa sucesión de declaraciones y tuits de rectificación, Carles Puigdemont ha coqueteado con colocar el independentismo en las filas del euroescepticismo, un lugar en el que el catalanismo jamás hubiese imaginado que estaría y en el que Cataluña nunca debe situarse». «La deriva de Puigdemont no ha hecho más que acelerarse» desde que hace ahora un mes cambió de opinión sobre la marcha, no convocó las elecciones como había dicho, presidió la desangelada declaración de independencia y se dio a la fuga a Bruselas, desde donde ha acrecentado sus críticas a Europaal considerar que la UE prefirió dar su apoyo al Gobierno de Mariano Rajoy antes que a su vía unilateral hacia la independencia. «Su propuesta de un Catexit  sitúa a Puigdemont y a la lista electoral que preside más cerca de un Nigel Farage que del clásico movimiento democristiano europeo». Parece que «en el imaginario victimista del independentismo Madrid ya no tiene toda la culpa de los sinsabores de Catalunya, ahora Bruselas también aporta su parte». La sociedad catalana no se merece que algunos de sus líderes la sitúen donde no debe estar: en la radicalidad de los populismos que socavan la UE. «El coqueteo de Puigdemont con el euroescepticismo es una irresponsabilidad. Otra más de una larga lista».

EL PERIÓDICO 6. Editorial

Una cosa y la contraria (EL MUNDO 3. Suelto) Puigdemont «debería dejar ya su esperpéntica actuación internacional, regresar a España, entregarse al juez y asumir las consecuencias de unos actos que han deteriorado la imagen de España y han desestabilizado Cataluña».

CATALUÑA NECESITA UN GOBIERNO

La composición de la lista de candidatos de Junts per Cataluña «indica claramente que su objetivo no es gobernar, sino mantenerse en el poder». «Que Marta Rovira haya sido ungida por Oriol Junqueras como candidata a la presidencia de la Generalitat da también medida de que su misión no será la de buscar la reconciliación y dar confianza a las más de dos mil empresas que cambiaron su sede social». «Por su perfil de dogmática ultranacionalista, todo indica que bajo su dirección la actividad parlamentaria y de gobierno se centrará en renovar el ‘proceso’, al que no dan por acabado». La situación que se puede abrir tras el 21-D es la de desgobierno , incluso la de que ni siquiera se pueda construir un gobierno y estemos de nuevo abocados a elecciones. El bloque separatista, que quedaría cerrado por la CUP, podría alcanzar la mayoría. Una coalición con estos partidos y aún con el refuerzo del partido de Colau no aseguraría ninguna estabilidad. Ayer el Círculo de Economía llamó la atención ante los riesgos de un futuro gobierno de la Generalitat que no se mantenga dentro de la legalidad, lo que provocaría que pudiese consolidarse la pérdida de confianza ante la ausencia de un marco legal estable que ofrezca seguridad a las empresas. Los mensajes lanzados por Puigdemont – ahora abiertamente contrario a la UE – y Rovira «inciden en el mismo tenebrismo conspirativo, sin más propuesta que la de ver una mano oscura que quiere acabar con el ‘proceso’. Nos tememos que en eso basarán su campaña». La situación por la que atraviesa Cataluña requiere de una actitud política de altura, donde deberá haber sacrificios y generosidad para favorecer la opción que asegure la máxima estabilidad y esta deberá venir de las formaciones constitucionalistas.

LA RAZÓN 3. Editorial

El protagonismo de Rovira el 1-O (LA RAZÓN 3. Suelto)

Votar a favor de Cataluña (X. DOMÉNECH. EL PAÍS 14) «Este 21-D tenemos la oportunidad de salir del callejón donde nos han metido el Gobierno de PDeCat y ERC, con el apoyo de la CUP. Y el Gobierno de Mariano Rajoy, con los apoyos de PSOE y Cs».

La clave (A. ESPADA. EL MUNDO 2) «Asombra y casi estremece la naturalidad con que se aceptan los últimos sondeos» sobre el 21-D. «La berroqueña inmovilidad del voto nacionalista tiene una clave ontológica: se trata de gente que descarta el voto a determinados partidos no por lo que hacen sino por lo que son».

Cataluña: en defensa de la verdad (JOSU DE MIGUEL/F. DE CARRERAS. EL MUNDO 17,18) Réplica a la Carta Abierta firmada por académicos, intelectuales y miembros del Parlamento Europeo hecha pública el 31 de octubre.

Por ahora (I. CAMACHO. ABC 13) El resultado de la aplicación del 155, al cabo de un mes, va bien y funciona. «El resultado final se verá cuando llegue el 21-D». El problema es que se ha quemado como instrumento coercitivo.

Iceta, para vivir mejor (S. SOSTRES. ABC 24) Iceta «es el político más inteligente y brillante de Cataluña». El PSC «está haciendo un esfuerzo imperfecto y valiente para ocupar la centralidad».

Siempre Europa (M. ROCA. LA VANGUARDIA 20) «Todo se complica aún más y el 21-D marca una meta en la que también estaría en juego la ratificación o la deserción de la voluntad europeísta de los votantes».

Su hombre es Miquel (A. SÁENZ. EL PERIÓDICO 7) Iceta es hoy por hoy el candidato mejor recibido en los foros empresariales.

EL GOLPE DEL ‘PROCÉS’ A LA ECONOMÍA

El hecho de que se hayan evitado males mayores tras la activación del 155 y la intervención de la Generalitat «no equivale a afirmar que la deriva secesionista fuera inocua». Algunos perjuicios son ya evidentes. Es el caso del éxodo de empresas o el fracaso de la candidatura barcelonesa para acoger la Agencia Europea del Medicamento. Otros no son tan patentes, pero también revisten gravedad. El ministro de Economía, Luis de Guindos, «destacó la oportunidad perdida para que España recuperara la calificación A para su deuda. Volver a situar al bono en tan alto nivel habría recortado 30 puntos la prima de riesgo y habría permitido a la bolsa alcanzar cotas entre un 20% y un 25% superiores a las actuales». Es indudable que el procés ha infligido un golpe notable a la economía catalana y española, especialmente a su reputación exterior. Para que no se agrave «resulta clave que se cumplan las expectativas ya existentes sobre el 21-D y el futuro Govern se comprometa a respetar la ley».

EL ECONOMISTA 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar