100 toneladas de productos pesqueros intervenidas en Fisterra

 

Agentes del Servicio de Guardacostas de Galicia dependiente de la Consellería del Mar, con la colaboración de la Policía Autonómica y de profesionales de la inspección sanitaria de salud pública de la Consellería de Sanidad, realizaron en los últimos días un control en un establecimiento de Sardiñeiro, en Fisterra, en el que intervinieron cautelarmente alrededor de 100 toneladas de productos pesqueros, principalmente pulpo, distintas especies de pescado y otros moluscos.

La mercancía fue precintada puesto que carecía de documentación que avalara su origen, puesto que había producto de talla ilegal y la que tanto el producto como las instalaciones no cumplían con las medidas de higiene, mantenimiento y manipulación correspondientes. Además el establecimiento no disponía de autorización para algunas de las actividades que se realizaban con los productos. En este sentido, los agentes constataron que el establecimiento está únicamente autorizado para el almacenamiento de productos de la pesca congelados y no para la compra y venta de productos de la pesca frescos, una actividad que venía ejerciendo utilizando marcas sobre las que no se constató registro sanitario.

En un principio el propietario se opuso la que el local fuera examinado y mostró resistencia mismo profiriendo insultos a los agentes, que finalmente fueron quien de realizar su trabajo. Así, en el transcurso de la inspección, los agentes detectaron cuatro cámaras frigoríficas que carecían de numeración y de identificación y en las que se encontraba parte de la mercancía intervenida en unas condiciones que incumplían los requisitos mínimos de salubridad, etiquetado y/o trazabilidad. Puesto que la mercancía de las cámaras estaba distribuida de manera desordenada, no es posible determinar la cantidad exacta de cada especie, no obstante, se estima que en conjunto ronda las 100 toneladas aproximadamente.

De estas cámaras, una era utilizada como túnel de congelación y en ella había alrededor de 700 kilos de pulpo congelado y sin ningún tipo de identificación. Otras dos cámaras se utilizaban como almacén de distintos productos congelados y entre las dos contenían unas 80 toneladas de producto como pulpo embalado y varias cajas plásticas con distintas especies de pescado congelado.

La cuarta cámara era empleada para el depósito de productos caducados y se estima que albergaba entre 10 y 12 toneladas de mercancía, entre la que figuraba pescado embalado y sin embalar (abadejo, congrio, jureles, merluza y lirio entre otras especies), bolsas de pulpo, navajas, calamares, vieiras y producto elaborado congelado, entre otros. Los agentes tomaron muestras de la navaja para su análisis por parte del Instituto Tecnológico para el Control del Medio Marino (Intecmar).

Además los agentes procedieron a la inspección de otras partes del establecimiento y de su entorno y encontraron nos sus corredores cajas con aproximadamente 580 kilos de pulpo fresco. Dos de estas cajas, con alrededor de 40 kilos de pulpo, no estaban correctamente identificadas. Allí los guardacostas también detectaron alrededor de 300 kilos de pulpo congelado sin identificar.

La mayores, en el exterior de la instalación, los agentes inspeccionaron dos camiones y en uno de ellos encontraron alrededor de 40 kilos de pulpo fresco distribuido en dos cajas y que estaba sin identificar.

Este operativo de inspección sobre la trazabilidad de los productos continúa en marcha, se enmarca en los controles conjuntos que efectúa la Xunta de Galicia en el campo de la comercialización y se suma a los controles de la bajamar en las playas para evitar la extracción y comercialización ilegal de productos pesqueros.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar