La justicia belga deja en libertad a Puigdemont después de entregarse voluntariamente

La justicia belga decidió a medianoche dejar en libertad al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y a los cuatro exconsejeros acusados por la Audiencia Nacional de rebelión, sedición, malversación de fondos, desobediencia y prevaricación, con la condición de que no abandonen el país y comparezcan cada vez que sean llamados. Previamente, a primeras horas de la mañana, Puigdemont y los exconsejeros Antoni Comín, Clara Ponsatí, Lluís Puig y Meritxell Serret se entregaron a la policía en una céntrica comisaria de Bruselas, según explicó en comparecencia de prensa el portavoz de la Fiscalía de Bruselas y magistrado, Guilles Dejemeppe. Ya en calidad de detenidos, y evitando en todo momento la presencia de medios de comunicación, fueron trasladados a la sede de la Fiscalía Federal, donde permanecieron prestando declaración ante el juez de instrucción designado para el caso hasta el momento en que fueron puestos en libertad.

Puigdemont se manifestó públicamente por última vez la noche del sábado, a través de la red social Twitter, en un mensaje escrito en neerlandés, en el que se declaraba dispuesto a colaborar «plenamente» con la Justicia belga. El neerlandés fue también el idioma elegido por su abogado para que el expresidente catalán realizase su declaración ante la Fiscalía, propiciando así la presencia de un juez flamenco, más proclive a la causa del nacionalismo, según deducen algunos diarios. El proceso judicial continuará ahora en la Cámara del Consejo de Bruselas, que dispondrá de un plazo de 15 días para pronunciarse sobre el recurso de los procesados. No obstante, la tramitación en Bélgica de una euroorden, según se destaca, podría prolongarse incluso 90 días.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar