Puigdemont huye a Bruselas en busca de un remoto asilo político

Puigdemont, en Bruselas.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se trasladó ayer a Bruselas junto a cinco exconsellers, según informan todos los diarios, que coinciden en señalar que estaría sopesando la posibilidad de solicitar asilo en Bélgica, o trataría de organizar algún tipo de estrategia de defensa de cara al procedimiento judicial al que previsiblemente habrá de enfrentarse.

Este viaje, del que no se tenía noticia oficial, se produjo ayer lunes, en coincidencia con la primera jornada laborable tras la declaración unilateral de independencia del pasado viernes en el Parlamento catalán. Junto a Puigdemont han viajado los hasta ahora consellers de Interior, Joaquim Forn; de Gobernación, Meritxel Borrás; Salud, Toni Comín; Trabajo y Asuntos Sociales, Dolors Bassa y Agricultura, Pesca y Alimentación, Meritxel Serret. Su recorrido transcurrió desde Cataluña a Marsella en coche, y, desde ahí, en avión a Bruselas.

El secretario de Estado de Inmigración y Asilo de Bélgica, Teo Francken, del partido independentista flamenco N-VA, aseguró el domingo estar dispuesto a conceder asilo político a Puigdemont, si bien, el primer ministro, Charles Michel, lo desautorizó. Por su parte, el ministro belga de Interior, Jan Jambon, del partido nacionalista flamenco N-VA, dijo ayer no estar al corriente de la visita, y no haber mantenido ningún contacto en los últimos días con el expresidente Puigdemont. También el portavoz de N-VA, Joaquim Pohlmann, confirmó que si Pugidemont se encuentra hoy en la capital belga “ciertamente no es por la invitación” de su partido.

No obstante, el abogado belga Paul Bekaert, especializado en defender a miembros de ETA, confirmó haber sido contratado por Puigdemont, según el diario L’Echo y la cadena pública flamenca VTR. “Tengo más de 30 años de experiencia en extradición y asilo político de vascos españoles, y probablemente por ello, me haya llamado Puigdemont”, dijo ayer. No obstante, Bekaert añadió que, respecto a Puigdemont, “todavía no hay nada decidido en esta área”.

El comisario belga para los refugiados y los apátridas, Dirk Van del Bulcke, dijo que para que Bélgica conceda asilo a otro ciudadano europeo deben existir “señales serias de persecución” o de que corre riesgos en el país de origen.

Por otra parte, el vicepresidente de la Generalitat cesado y líder de ERC, Oriol Junqueras, preguntado en una entrevista en TV3 si Puigdemont pretende pedir asilo político, dijo que el presidente explicará hoy martes el “trabajo” que hace desde Bruselas.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo ayer que “no le consta” que el expresidente catalán, Carles Puigdemont, se “haya fugado de España”, pero se mostró seguro de que si la Justicia española le reclama comparecerá “con todas las garantías, sabiendo que le enjuiciará un tribunal independiente”. “En la Europa actual estar en Bruselas o en Madrid no es una gran diferencia a los efectos de cumplir con las obligaciones que un tribunal pueda exigir”, dijo el ministro. En una entrevista en la Cadena Cope, Catalá ironizó sobre el “gran abogado” que Carles Puigdemont ha contratado en Bélgica: “Si inicia un expediente de asilo, le dura media hora”, dijo.

El portavoz del PP en el Parlament, Alejandro Fernández, dijo que el expresidente Puigdemont se ha ido a Bruselas a “hacerse la víctima”, algo que calificó de “grotesco”, como si vivera “en una dictadura”. “El problema de Puigdemont y los suyos ya no es una cuestión política, sino de psicoanálisis, añadió.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto