Prensa nacional: vuelco a la situación en Cataluña

EL ESTADO RESPONDE PARA RESTAURAR LA LEGALIDAD

La aplicación del artículo 155 de la Constitución está plenamente justificada para impedir que la Generalitat y el Parlament sigan actuando contra el interés general y garantizar que cumplen con la ley y con sus obligaciones constitucionales. No es la vía que quería el Gobierno ni ningún demócrata, pero sólo Puigdemont y quienes le acompañan en esta disparatada aventura contra el Estado de derecho son responsables de lo ocurrido. La democracia tiene el derecho y el deber de defenderse, y el Gobierno, por fin, ha decidido liderar la respuesta constitucional a la crisis catalana, con el apoyo de PSOE y Ciudadanos. Las medidas son drásticas, contundentes y proporcionales al reto planteado por el desafío Independentista, cuya amenaza al orden constitucional es tan grave como la que sufrió la democracia española el 23-F de 1981. Los ciudadanos catalanes tiene que estar tranquilos: el Estado de derecho y la Constitución garantiza sus derechos y libertades, incluido el autogobierno.

EL PAÍS 1, 14 Editorial

EL GOBIERNO DEVUELVE LA LEGALIDAD A CATALUÑA

Con la determinante actuación del Gobierno destituyendo a los dirigentes de la Generalitat, ayer comenzó el esperado y necesario retorno de Cataluña a la legalidad y a la normalidad política. Después de que los independentistas hayan dado sobradas muestras de su negativa a rectificar y de su empecinamiento en el desafío, es imprescindible actuar con toda la potencia que la Constitución otorga al Estado para garantizar la soberanía nacional del pueblo español, la unidad territorial y defender los intereses generales de España en el exterior. Puigdemont sabe que su insólita y delictiva aventura está llegando a su final.

EL MUNDO 1, 3 Editorial

LA DEMOCRACIA VUELVE A CATALUÑA

Nuestra democracia entró ayer en una nueva fase para la pervivencia del sistema constitucional de 1978. La aplicación del artículo 155 en Cataluña era imprescindible e inevitable para rescatar a la democracia del golpe de Estado dado por la Generalitat y su presidente, Carles Puigdemont, destituido con todo merecimiento. Al Estado solo le quedaba el recurso de una profunda intervención, que en absoluto es discrecional o autoritaria, para acallar a un Ejecutivo sedicioso y controlar al Parlament, monitorizar a los Mossos desde su cúpula, e impedir que la radio y televisión públicas sean más tiempo los altavoces de una insurrección. Ni la autonomía ni el autogobierno de Cataluña han quedado en suspenso: solo se garantiza la supervivencia de la democracia. España, como realidad nacional e histórica, como Estado respetado y respaldado en Europa y el mundo, tiene la obligación de defenderse sin miramientos de quien se ha propuesto extinguirla

ABC 4 Editorial

155: APLICACIÓN DEL ESTADO DE DERECHO

La aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña es una medida absolutamente necesaria para garantizar la democracia que el Gobierno rebelde de la Generalitat ha pretendido destruir. Al presidente Mariano Rajoy, con el apoyo de los partidos de la oposición que le respaldan, no le ha temblado el pulso a la hora de cumplir con su deber para restaurar la legalidad en Cataluña y defender las libertades e intereses de todos los españoles, gravemente amenazados por la actitud incalificable del Ejecutivo de Puigdemont y sus cómplices, que han utilizado sin pudor las instituciones catalanas para dar cobertura a su golpe de Estado contra la democracia. Ahora toca dar voz a la mayoría de los ciudadanos silenciados y despreciados por los responsables del proceso secesionista. Los ciudadanos necesitan salir cuanto antes de esta agonía, que no beneficia absolutamente a nadie.

LA RAZÓN 3 Editorial

PUIGDEMONT DEBE CONVOCAR ELECCIONES YA

La aplicación de la versión más dura del artículo 155 de la Constitución que el Gobierno propone al Senado supone la suspensión completa de la autonomía de Cataluña, rompiendo la esencia misma de los pactos de 1977. Desde LA VANGUARDIA defendemos la Constitución, no deseamos la ruptura con España, hemos criticado reiteradamente el quietismo del Gobierno español estos últimos años, hemos abogado siempre por la vía del pacto, pero no podemos aplaudir este momento triste, injusto e inquietante. Pero la dramática desactivación de la Generalitat puede ser evitada si Puigdemont convoca elecciones y da la palabra a los catalanes para que decidan qué rumbo tomar ante tan grave situación. Hay que defender la institucionalidad catalana ganada con tantos sacrificios y esfuerzos. Hay que poner por delante de todo la estabilidad y el progreso económico, el bienestar y la tranquilidad de la gente. Todo un tiempo histórico está en peligro. “President, posi les urnes!”.

LA VANGUARDIA 1, 30 Editorial

ES NECESARIO QUE CATALUÑA VUELVA A LA LEGALIDAD

Es cierto que la Generalitat y los independentistas han colocado a Cataluña fuera del ordenamiento constitucional y estatutario, creando una crisis que amenaza con devorar 40 años de autogobierno, pero la dolorosa y políticamente incierta aplicación del artículo 155 decidida por el Gobierno dista de ser la intervención quirúrgica y puntual de la que se hablaba días atrás. Más que nunca es el tiempo de la grandeza y la responsabilidad política, de encauzar por la vía política un conflicto que ya está desbocado. El regreso de las instituciones de la Generalitat a la legalidad y que, por tanto, el artículo 155 no entre en vigor, es hoy la única hoja de ruta posible, y cabe exigir a nuestros dirigentes que se apliquen a ello, por el bien de todos.

EL PERIÓDICO 20 Editorial


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto