El Gobierno traslada al Senado el cumplimiento de la Constitución

El Gobierno decidió enviar al Senado un paquete de medidas que, al amparo del artículo 155 de la Constitución, tienen como objetivo desactivar el desafío independentista puesto en marcha por la Generalitat de Cataluña. Las principales medidas, aprobadas en un Consejo de Ministros extraordinario, contemplan el cese del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el de su vicepresidente, Oriol Junqueras, y el de todos los consejeros; el control de la administración catalana, que pasará a actuar bajo las directrices de los distintos departamentos ministeriales; el veto del Ejecutivo central a cualquier iniciativa aprobada en el Parlament, que seguirá abierto pero no podrá proponer candidato a la presidencia y, finalmente, la convocatoria de elecciones autonómicas en un plazo máximo de seis meses o “en cuanto se recupere la normalidad”. Para que estas resoluciones del Ejecutivo se pongan en marcha, deberán debe ser aprobadas por mayoría absoluta en el Senado, que previsiblemente validará el plan gubernamental en un pleno extraordinario que se celebrará el próximo viernes. Previamente, se requerirá al presidente de Cataluña “para que remita cuantos antecedentes, datos y alegaciones considere pertinentes”.

El Ejecutivo asumirá el control de los Mossos y de TV3

Según destacan todos los medios, el plan que ha enviado el Gobierno al Senado para asumir competencias del Govern especifica que los Mossos quedarán bajo el control del Ministerio de Interior. De hecho, se dispondrá el cese del consejero de Interior, “y en su caso”, de las autoridades dependientes, en referencia a Josep Lluís Trapero, el jefe de la policía autonómica. “Los órganos o autoridades creados o designados por el Gobierno podrán acordar el despliegue de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en Cataluña, coordinando la actuación de los Mossos”, establece el plan enviado por el Ejecutivo a la Cámara Alta. “En el caso de que sea necesario, los Mossos serán sustituidos por efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”. Si se llega a cesar al jefe de los Mossos, “el ejercicio de sus funciones corresponderá a los órganos o autoridades creados o designados por el Gobierno de la Nación”. Además, los expertos en delitos informáticos de la Guardia Civil asumirán el control del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información.

En cuanto a los medios de comunicación públicos, el Ejecutivo también contempla asumir las competencias relacionadas con la radio y televisión pública de Cataluña. El objetivo, según el Gobierno, es “garantizar la transmisión de una información veraz, objetiva y equilibrada, respetuosa con el pluralismo político, social y cultural, y también con el equilibrio territorial, así como el conocimiento y respeto de los valores y principios contenidos en la Constitución española y el Estatuto de Autonomía de Cataluña”.

Asimismo, el Gobierno asumirá las competencias en materia económica, financiera, tributaria y presupuestaria de la Generalitat. El objetivo es garantizar que ninguna partida se destine a actividades vinculadas con el proceso secesionista. También está prevista la actuación contra los empleados públicos que no cooperen en la aplicación del artículo 155. “El incumplimiento de las medidas contenidas en el presente acuerdo se entenderá como incumplimiento del deber de fidelidad a la Constitución y al Estatuto, a los efectos de las infracciones previstas en la normativa disciplinaria estatal o autonómica de aplicación”, se advierte en el documento enviado por el Ejecutivo al Senado.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto