Sáenz de Santamaría defiende el 155 para “rescatar” a Cataluña

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió ayer la aplicación del artículo 155 de la Constitución para “rescatar” a Cataluña de la “irresponsabilidad política” y abrir una nueva etapa que suponga “el principio del fin de una reiterada desobediencia a la ley”. Ante la comisión del Senado, encargada de tramitar el 155, subrayó que, recurriendo a ese artículo, el Gobierno cumple con una obligación “legal, democrática y política”. La vicepresidenta recriminó al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de no haber hecho “nada relevante”, salvo “ruido”, para frenar el 155. Al respecto, lamentó que no acudiera ayer a la Cámara Alta para exponer sus tesis, a pesar de las “facilidades” que se le han dado. En su opinión, es la demostración de que el Govern no está dispuesto a dialogar.

Sáenz de Santamaría afirmó que las medidas del 155 responden a la “necesidad política del momento” y se toman con “proporcionalidad y gradualidad”. Es más, subrayó que este procedimiento no se ha planteado como “el principio de un nuevo centralismo político” y dijo que se debe a la “reiterada desobediencia a la ley, al interés general y al uso del autogobierno”. En este sentido, señaló que las razones para aplicar el 155 son “fundamentalmente” recuperar la ley, garantizar el ejercicio del autogobierno en Cataluña y proteger el interés general de España.

La vicepresidenta acusó a la Generalitat y a los partidos que la sustentan de poner las instituciones de Cataluña “al dictado exclusivo del independentismo”. Reprochó al expresidente Artur Mas que lo único que se le ocurriera ante la crisis económica fuera la ruta independentista. Sáenz de Santamaría añadió que con este empeño por construir una nueva Cataluña, los independentistas han echado por tierra la mejor Cataluña de su historia, orgullo de todos los catalanes y de todos los españoles. Por ello, consideró que ha llegado el momento de volver a la legalidad y al interés general.

Aunque admitió que el 155 se concibió como “un mecanismo excepcional”, la vicepresidenta recalcó que es tan “legítimo y democrático” como todo el Título VIII de la Constitución, al tiempo que subrayó que no es exclusivo de España y que no faltan referentes en el derecho comparado. En consecuencia, pidió al Senado que dé su autorización a las medidas propuestas por el Ejecutivo para poder trabajar por la “normalidad”, la “tolerancia” y la “buena convivencia”. “Por la concordia y la democracia”, concluyó.

El portavoz del PP en el Senado, José Manuel Barreiro, advirtió de que no se puede permitir que la falta de lealtad a la Constitución continúe más tiempo en Cataluña y expresó su apoyo a la aplicación del 155 por ser una decisión necesaria, leal con España y que se ajusta a derecho.

El portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, se dirigió directamente al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para pedirle que convoque elecciones autonómicas, en el marco de la ley. Gil enfatizó que “aún” está a tiempo de dar ese paso para “evitar el desastre”.

Para el portavoz del PDECat, Josep Lluis Cleries, es triste que el Senado siga adelante con la aplicación del artículo 155, que, en su opinión, es una decisión “con espíritu franquista” que trata de dar un “golpe de Estado” a las instituciones democráticas catalanas. Cleries añadió que la aplicación del 155 estaba decidida “hace meses” por el Gobierno y que sólo faltaba “la complicidad” del PSOE. Desde ERC, su portavoz, Miquel Ángel Estradé, afirmó que su partido se va a mantener “fiel” al mandato del pueblo de Cataluña de constituirse en república independiente.

El portavoz de Unidos Podemos en la comisión del Senado, Óscar Guardingo, mostró su rechazo a las medidas propuestas por el Ejecutivo que, a su juicio, son la “castración” de las funciones del Parlament. El senador del PNV Jokin Bildarratz reclamó a la vicepresidenta que busque el acuerdo para no aplicar el artículo 155, lo que en su opinión no se producirá si el Gobierno no acepta que Cataluña es “un pueblo”. Por último, el senador de UPN Pachi Yanguas defendió que el 155 no es “una venganza, ni un ajuste de cuentas” sino devolver la legalidad a Cataluña.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar