El Gobierno central abrirá expedientes disciplinarios a los empleados públicos

Ell Gobierno sabe que no será fácil tomar las medidas que contiene el acuerdo del Consejo de Ministros que pone en marcha la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Por eso ha incluido entre las medidas, a título de advertencia, la potestad de la Administración central de abrir expedientes disciplinarios a los empleados públicos, con una referencia especial a los Mossos d’Esquadra.

El Ejecutivo sabe que la colaboración del cuerpo en lo que define como la normalización de Cataluña es primordial. En la misma línea, el Gobierno cesará a los altos cargos que no acaten la legalidad. No obstante,  la intención del Ejecutivo es que los más de 150 altos cargos del Govern y las decenas de responsables de las empresas públicas sigan en sus puestos para que lleven la gestión ordinaria de la Administración autonómica.

En los medios de comuniación catalanes se baraja que el Gobierno nombrará a un mando único para dirigir la comisión técnica que gestionará la aplicación del artículo 155 en Cataluña. El perfil del responsable puede ser el de un ministro. Así, el propio presidente, Mariano Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se quedarían en un plano más político. También se asegura que el Gobierno relevará de inmediato al mayor Trapero, responsable de los Mossos, y nombrará a otro policía, del mismo cuerpo y acreditada profesionalidad.

Una de las tareas prioritarias del Ejecutivo, podría ser el desmantelamiento de la administración paralela que han creado los independentistas en los últimos años en Cataluña. Se trata de desmontar todo un entramado administrativo dirigido exclusivamente a crear estructuras de Estado, promocionar el secesionismo y desafiar al Estado de derecho. Como ejemplo más palmario, el consejero de Exteriores, Raul Romeva, dispone de 30 personas de confianza dedicadas a internacionalizar la causa independentista.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar