Cataluña, en primera línea de la prensa nacional

PUIGDEMONT TIENE EN SU MANO DETENER EL 155

De confirmarse la presencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el Senado para presentar sus alegaciones a los planes del Gobierno de aplicar el artículo 155 de la Constitución “se trataría de una buena noticia”. “Sólo queda esperar que aproveche la ocasión para rectificar en su empeño por mantenerse al margen de la ley y decida volver a la senda constitucional sin necesidad de que se ejecute el plan anunciado por Rajoy el pasado sábado”. “Hasta el último momento, el Gobierno se ha mostrado dispuesto a revertir el dispositivo. En primer lugar, por tratarse de una medida inédita en nuestra democracia. Pero también, porque son imprevisibles, y con toda seguridad traumáticas, las consecuencias políticas que puede acarrear”. “Rajoy hizo bien en poner en marcha los trámites para relevar de sus puestos a los responsables de la situación, porque su actitud era intolerable e incompatible con el Estado de derecho”. “El artículo 155 es perfectamente constitucional y su aplicación absolutamente pertinente ante el acto de mayor rebeldía institucional sufrido por nuestra democracia”. “Puigdemont debe desmarcarse cuanto antes de los radicales de la CUP”. En “un ejercicio de responsabilidad” debería llamar a la calma y dejar “de incendiar los ánimos de la población”. Debe también “desoír” la petición de “proclamar de manera unilateral la independencia y romper definitivamente con los antisistemas”. Por otro lado, “hemos de felicitarnos de que tanto PSOE como Ciudadanos mantengan su apoyo sin fisuras al Gobierno”.

EL MUNDO 3. Editorial

SI QUIERE DIALOGAR, EN EL SENADO

“No es la primera vez que Puigdemont puede dirigirse al Parlamento español. La primera invitación le fue dirigida por el Gobierno en mayo pasado, para que acudiera al Congreso”. Puigdemont no fue, “pero ahora sopesa acudir al Senado. Dentro de la excepcionalidad de la situación que ha provocado el separatismo, el ofrecimiento a Puigdemont muestra la calidad del sistema democrático español y contrasta con el rodillo autoritario que impuso la mayoría separatista en las votaciones del Parlament a las leyes de referéndum y transitoriedad el 6 y 7 de septiembre”. “Prestar el Senado al dirigente, querellado, de un movimiento separatista inconstitucional no es lo que hace un Estado que pisotea libertades y carece de valores democráticos”. “Puigdemont está acostumbrado a moverse en espacios favorables: plenos parlamentarios manipulados, oposición política minimizada, comparecencias sin réplica, medios públicos domesticados. Ni el president ni el resto de dirigentes separatistas saben lo que significa confrontar su proyecto separatista en un contexto de verdadera deliberación parlamentaria, sin el resguardo de una presidenta servil, como Carme Forcadell, y de un ‘reglamento mordaza’ a los partidos constitucionalistas”.

ABC 4. Editorial

ÚLTIMA OPORTUNIDAD EN EL SENADO

La decisión de Puigdemont de personarse ante la comisión del Senado “es una buena noticia. La cuenta atrás está agotándose. Sólo una actitud valiente y auténticamente patriótica del president, más allá de las soflamas, el victimismo o las llamadas a la desobediencia que patrocina la CUP, puede contribuir a evitar un mal mayor. Con tal fin, es imprescindible que Puigdemont aproveche su visita al Senado para hacer una propuesta constructiva. Ni siquiera al Gobierno le apetece el 155”. “Puigdemont puede aprovechar su visita al Senado para, si lo considera conveniente, presentar una lista de agravios. Pero, ante todo, debe aprovecharla para tratar de eludir el desastre que se avecina para todos, de modo indiscriminado, si la situación se deteriora más. Sería muy pertinente que Puigdemont, dando nuevo vuelo a sus reiteradas ofertas de diálogo, anunciara la única medida política a su alcance -y no por mucho tiempo- para reconducir la situación: la convocatoria de elecciones autonómicas dentro del marco legal”. “Eso nos permitiría a todos recuperar un marco de convivencia que ha sido vulnerado desde las instituciones. Y permitiría de paso hallar la salida del laberinto en el que se ha encerrado a los catalanes”. “Cualquier otra solución sería lesiva para los intereses de Catalunya”. “El president debe huir como del fuego de ese ‘cuanto peor, mejor’. Ahora mismo, aunque parezca paradójico, avanzaría más con una prudente pausa que con una huida hacia delante”. “Exhortamos formalmente al presidente Puigdemont a aprovechar esta última ocasión en el Senado y, así a frenar el deterioro catalán”.

LA VANGUARDIA 24. Editorial

POLÍTICA Y RESPONSABILIDAD

“La crisis que, por acortarla, empezó con las sesiones del Parlament el 6 y el 7 de septiembre, ya ha causado importantes daños económicos y políticos, y procesos judiciales con enormes repercusiones para los afectados. Si esta semana acaba con la aplicación del 155 duro decidido por el Gobierno y/o la declaración de independencia, el autogobierno de Catalunya tal y como lo conocemos habrá terminado. Un hecho que puede tener consecuencias políticas, económicas y de paz social trascendentales”. “Es la hora de la política, pues. Por eso cabe aplaudir la idea de que el president, Carles Puigdemont, acuda al Senado para explicar su postura”. “Que Puigdemont acuda al Senado descargaría tensión y abriría la puerta a la acción de la política”. “No se trata de solucionar esta gravísima crisis en unos días, pero sí de encauzarla y guardar los botones nucleares. Toca, aunque sea en el descuento, un ejercicio de responsabilidad”.

EL PERIÓDICO 10. Editorial

ELECCIONES, PERO DENTRO DE LA LEY

“Puigdemont puede convocar a las urnas mientras permanezca como presidente de la Generalitat y siempre que se ajuste a la Ley y a las sentencias del Tribunal Constitucional, que han anulado todas las normas emanadas del llamado proceso separatista. Es decir, Carles Puigdemont tiene tiempo hasta que el BOE publique la resolución del Senado, que puede ser en la misma tarde del viernes 27 de octubre, fecha del pleno, o 24 horas después si, como señalan algunas fuentes jurídicas, se considera conveniente que el Consejo de Ministros decretara los ceses”. La posibilidad de que Puigdemont comparezca en el Senado para plantear alegaciones “no permite descartar escenario alguno”. “Son muchas las voces, fuera y dentro de Cataluña, que reclaman a la Generalitat un paso en la dirección del sentido común, una vez que la puesta en marcha del artículo 155 supone una grave responsabilidad política que no sería lícito ocultar, pero que se torna inevitable si los separatistas se mantienen en su postura, mucho más si, en un acto incompresible para quienes arriesgan largos años de prisión, se decidieran por la declaración unilateral de independencia (DUI)”. “La única opción que no pasa por la destitución de sus protagonistas es la rectificación que lleva implícita una convocatoria electoral dentro de los cauces de la legalidad ordinaria española”.

LA RAZÓN 3. Editorial

SALTARSE LA LEY PASA FACTURA

“El proceso independentista no sólo está dañando la economía catalana debido a la inseguridad e incertidumbre que causa la Generalitat con su desafío a la legalidad vigente, sino que sus consecuencias también se extienden al resto de España, perjudicando al conjunto de la población”. Más allá de la deslocalización de empresas, “existen una serie de efectos económicos tangibles cuya intensidad crecerá conforme la inestabilidad se prolongue en el tiempo”. “Los primeros damnificados por el separatismo son los propios catalanes, aunque no son los únicos”. La prórroga de los Presupuestos “se traducirá en una pérdida de poder adquisitivo para trabajadores y pensionistas”.

ABC 4. Editorial

LLAMAN A LUCHAR Y NI PODRÍAN PAGAR LAS PENSIONES

Mientras voces “sensatas” como las que integran el Círculo de Economía apelan a una rectificación, los radicales de la CUP, “en cuyas manos ha sido rehén el Gobierno de Carles Puigdemont, llaman a la “lucha”. Sin embargo, estos individuos “ocultan a los ciudadanos la realidad de que una Cataluña hipotéticamente independiente ni siquiera podría hacer frente al pago de las pensiones”. “Pero ninguna de las advertencias leales que se han hecho a los separatistas -muchas ya cumplidas, como la salida masiva de empresas- parecen hacer mella en un sectarismo a prueba de cualquier racionalidad”.

LA RAZÓN 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar