La prensa recoge la tensión de la Generalitat

LA CRISIS CATALANA DEBE SERVIR PARA MEJORAR EL PROYECTO COMÚN

Al igual que hoy podemos contemplar con orgullo cómo la democracia española resolvió la crisis abierta por el golpe de Estado de 1981 y salió de ella más unida y más democrática, hoy debemos trabajar para que la aplicación del artículo 155 pueda ser vista en el futuro como el primer hito de un proceso de recomposición de la convivencia, las lealtades y el proyecto común que los españoles acordaron en 1978. Sin duda, el futuro pondrá en su sitio y señalará la doblez y el cinismo de aquellos que, sin creer un ápice en la Constitución o el autogobierno, se quisieron erigir en portavoces morales de los valores y principios democráticos que precisamente quieren destruir. Nuestra democracia, con todas sus imperfecciones, no solo merece la pena: merece ser defendida, profundizada y mejorada. Entre todos.

EL PAÍS 12 Editorial

LA CONSTITUCIÓN VENCERÁ TRAS ESTA DIFÍCIL SEMANA

España afronta una semana clave para poner fin a la crisis institucional más grave de la democracia. Por el bien de la sociedad catalana, sería deseable que el Govern y el Parlament aceptaran de una vez que en un Estado de derecho nadie se puede saltar la ley. Sin embargo, el Pleno del Parlament anunciado por Puigdemont nos hace temer el peor de los escenarios. Aunque si el presidente catalán opta por convertirse en un estrambótico mártir y proclamar la independencia, la Justicia actuará y será el código penal el que ponga fin a su aventura sediciosa. Los próximos cinco días van a ser difíciles, pero debemos afrontarlos con tranquilidad. La Constitución tiene herramientas para garantizar la unidad de España y todo el poder del Estado está decidido a aniquilar el golpe totalitario del independentismo.

EL MUNDO 3 Editorial

EL GOBIERNO TIENE QUE PONER FIN A LA MAQUINARIA SECESIONISTA

Una de las múltiples e importantes tareas que deberá desempeñar el Gobierno cuando, finalmente, entre en vigor la aplicación del artículo 155 de la Constitución será desmantelar la amplia y engrasada administración paralela que han creado los nacionalistas catalanes con el único fin de alimentar el independentismo. El Ejecutivo dispone ahora de la oportunidad y las herramientas legales necesarias para desmontar este aparato de propaganda y adoctrinamiento político. Su función no solo ha de limitarse a restablecer la legalidad y garantizar el marco constitucional en Cataluña tras el golpe independentista, sino que también debe eliminar la estructura que ha posibilitado su desarrollo.

ABC 4 Editorial

SÁNCHEZ DEBE ROMPER CON PODEMOS

La crisis provocada por el separatismo catalán ha hecho nítidas las diferencias que se estaban diluyendo entre el PSOE y partidos como Podemos y líderes como Ada Colau, que están aprovechando la situación para poner en jaque el orden constitucional de 1978. Por su parte, el PNV vuelve a jugar la baza del oportunismo, atacando el orden constitucional a la vez que lo exprime con el privilegio del Concierto Económico. Pedro Sánchez no puede ni debe ser ajeno a estos movimientos de la extrema izquierda, porque tienen su origen en la estrategia iniciada por su partido en 2003 para aislar al PP con un pacto de hierro cerrado con lo más radical de los nacionalismos periféricos. El apoyo de Sánchez al Gobierno en la aplicación del artículo 155 en Cataluña merece ser valorado como un gesto de responsabilidad política y sentido de Estado, pero el PSOE ha de deshacer sus pactos locales y autonómicos con los populistas, que se han aliado con los sediciosos catalanes en contra de la democracia española.

ABC 4 Editorial

ES PRECISO COMBATIR EL GOLPE SEPARATISTA EN LAS URNAS

El sondeo que hoy publica LA RAZÓN dibuja un mapa electoral en Cataluña en el que los partidos independentistas no solo han llegado a su techo, sino que comienzan a perder apoyos, mientras que entre los votantes constitucionalista no se advierte la misma intensidad de movilización que han demostrado a la hora de hacer frente al desafío separatista. Es preciso, por tanto, llevar al ánimo de todos aquellos que, aun declarándose partidarios de una Cataluña española, integran el grupo de la abstención, dada la trascendencia de unas elecciones que el Gobierno se ha comprometido a convocar en un plazo máximo de seis meses. El fracasado golpe contra la democracia de los separatistas se combate, por su puesto, con la ley, pero también debe tener su respuesta en las urnas. No es momento de eludir la responsabilidad individual, que atañe a todo demócrata.

LA RAZÓN 3 Editorial

PUIGDEMONT TIENE EN SU MANO EVITAR EL DESASTRE

Queda un mínimo resquicio de esperanza para evitar que Cataluña pierda el nivel de autogobierno alcanzado en los últimos 40 años. Carles Puigdemont tiene en su mano la posibilidad de evitar el desastre convocando elecciones. El presidente de la Generalitat debería acudir al Senado para defender en persona el autogobierno de Cataluña y para explicar las razones que le han llevado a mantener este pulso con el Estado. Puigdemont debería dar la voz al pueblo de Cataluña, el único camino que garantiza el bienestar de todos los ciudadanos y que evita males mayores a los que ya se han producido, como los negros efectos sobre la economía que se han empezado a manifestar de forma patente. Cualquier tentación de proclamar la independencia unilateral no haría más que justificar la drástica medida adoptada por Rajoy de aplicar el artículo 155.

LA VANGUARDIA 24 Editorial

EL ASCENSO ELECTORAL DE ERC COMPENSA EL DESPLOME DEL PDECat

Según el sondeo que hoy publica EL PERIÓDICO, los independentistas conservarían la mayoría absoluta en el Parlament si hoy se celebrasen elecciones en Cataluña. Dando por supuesto que no se repetiría la coalición Junts pel Sí, ERC sería la gran beneficiada, ya que recogería la mitad del electorado de JxSí, mientras que el PDECat solo se quedaría con la quinta parte. La hegemonía de ERC en el espacio independentista es rotunda, aunque se da una cierta paradoja: en cuanto a la valoración de los líderes, Puigdemont supera a Junqueras en medio punto. Puede deberse a que Puigdemont sea percibido como más próximo a ERC que a su propio partido, el PDECat.

EL PERIÓDICO 14 Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar