Medidas para paliar los daños de los incendios

El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, destacó como primer asunto abordado por el Consello da Xunta, la aprobación de un decreto de medidas urgentes para paliar y reparar, en la medida del posible, los daños provocados por los fuegos, una vez que ya no hay ningún incendio activo en estos momentos en Galicia.

Con la prioridad absoluta de atender las familias de las víctimas mortales, subrayó que, además de seguir intentando reconfortalas, hoy se aprueba un incremento de las indemnizaciones para sus familiares, ?que sirva en algo para reparar moral y económicamente? a las familias de los fallecidos como consecuencia del terrorismo incendiario.

Con respeto a las pérdidas materiales, además de hacer especial hincapié en las viviendas, Feijóo afirmó que se trabajará con los ayuntamientos y las Diputaciones para concretar el alcance de los daños sufridos en las infraestructuras públicas y paliarlos. Además, anunció el inicio de los primeros estudios de afectación sobre el patrimonio natural, con el objetivo fundamental de evitar que, la causa de las lluvias, las cenizas lleguen a los ríos y mismo a espaldas.

El titular del Ejecutivo autonómico quiso nuevamente agradecer el trabajo y la dedicación de los equipos de lucha contra el fuego. Unos equipos que, a pesar de las condiciones climáticas extremas derivadas del huracán Ophelia, de las rompes de viento, de las altas temperaturas y de la sequía prolongada, lograron hacer frente a una elevadísima actividad incendiaria en los últimos días. ?También es digno de loanza el comportamiento del pueblo gallego. Cuanto más grande es el reto, más admirable es su respuesta?, abundó.

Hace falta subrayar que durante la ola de fuegos se produjeron 264 incendios. En un sólo día, se declararon tres veces más fuegos ?que el día de mayor intensidad en fuegos del mes de agosto?. Feijóo incidió en que, gracias al esfuerzo de los equipos de extinción, alrededor de dos de cada tres fuegos quedaron en conatos.

 

LAS VÍCTIMAS

 

El presidente expresó la solidaridad de los gallegos con el dolor que provoca la pérdida de vidas humanas y de la angustia de la que fueron víctimas muchas personas, especialmente las cerca de 2.500 personas desalojadas provisionalmente.

En el tocante a los fallecidos, Feijóo afirmó que ?son la cara más amarga del terrorismo incendiario? e insistió en que la prioridad para el Gobierno gallego siguen siendo las familias de las víctimas. ?La Xunta estuvo en contacto con ellas y seguirá en contacto siempre que nos lo requieran?, sentenció.

El titular de la Xunta precisó que las personas que fallecieron por causa de los fuegos no son simples víctimas de una situación de emergencia, ?sino víctimas de una intencionalidad delictiva?. ?Por eso, el Consello da Xunta acaba de decidir aumentar las indemnizaciones para estas familias. No vamos a otorgar las indemnizaciones que propone la emergencia común con carácter general?, matizó.

 

AYUDAS

 

Feijóo incidió en que la ola de incendios también provocó cuantiosos daños materiales. Explicó que el decreto aprobado hoy recoge también que las personas que sufrieron pérdidas materiales, especialmente aquellas que vieron como el fuego afectaba a sus casas, dispongan tanto de asesoramiento como de ayudas. ?En caso de que tengan seguro, asesoramiento sobre los pasos que pueden tomar para afrontar las consecuencias de los fuegos. En caso de que no estén aseguradas abrimos una orden para establecer las indemnizaciones que correspondan, distinguiendo vivienda habitual destruida, vivienda habitual afectada y vivienda no habitual destruida o afectada?, abundó, asegurando que se darán también ayudas para alojamiento hasta la reparación de las viviendas, además de evaluar las naves industriales afectadas que no tengan póliza a fe que.

Asimismo, resaltó que se solicitó a los ayuntamientos una primera evaluación de los daños en infraestructuras públicas afectadas por el fuego, desde la iluminación pública hasta el mobiliario urbano y las vías de comunicación o los sistemas de abastecimiento de agua.

Por otra parte, ya se está trabajando en el análisis de los ríos y de las costas con el objetivo de minimizar el riesgo de que las precipitaciones provoquen riadas; planificar la reforestación de la superficie afectada, cuando sea preciso, y regenerar así el patrimonio natural. Y la Xunta trabaja también con las cofradías para identificar aquellos terrenos dañados por los incendios que puedan suponer un riesgo para los bancos marisqueros.

Todos estos pasos son coordinados en el seno de la Mesa de coordinación de actuaciones postincendios creada bajo la dirección de la Consellería de Medio Rural e integrada además por las de Mar, Educación y Cultura, Sanidad y Medio Ambiente. Una comisión que se reunirá a inicios de la semana que viene.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar