Movilización en Barcelona en favor de los independentistas encarcelados

 

Miles de personas  se concentraron anoche en Barcelona para pedir la puesta en libertad de los presidentes de la ANC, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, encarcelados desde el lunes acusados de un delito de sedición.

La manifestación ha reunido a dirigentes de los partidos y entidades soberanistas, que han querido mostrar su apoyo a los detenidos. Los concentrados sostenían velas encendidas y pancartas en las que se aludía a Sànchez y Cuixart como “presos políticos”. El manifiesto del acto, leído por la actriz Silvia Bel, consideró “un gran error” el encarcelamiento de ambos dirigentes, ya que “pone en riesgo los valores democráticos” y apeló a “la intervención de las instituciones europeas”.

El conseller de la Presidencia, Jordi Turull, consideró ayer una “vergüenza democrática” que en España haya “presos políticos en pleno siglo XXI”. Turull subrayó que se trata de “dos personas inocentes” que han sido encarceladas por un “delito inexistente”, por decisión de un “tribunal incompetente” que es “heredero” del Tribunal de Orden Público franquista.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, afirmó, en una entrevista en El Punt Avui TV, que dialogar con alguien que “encarcela a gente honrada es muy difícil”. No obstante, indicó que no renuncian al diálogo, pero que tampoco sustituirán “el mandato de los ciudadanos” de implementar la nueva república. En su opinión, el encarcelamiento de Sànchez y Cuixart “no tiene precedentes en ninguna democracia europea: las democracias no golpean a los votantes, no se llevan las urnas, no meten en prisión a líderes de entidades pacifistas”.

Desde la ANV y Òmnium confirmaron querer “incrementar el nivel de movilización” durante los próximos días. Un planteamiento segundado por la CUP, quien ayer pidió a través de su diputada en el Parlament, Mireia Boya, “salir a la calle y seguir en la calle” para presionar a favor de la liberación de los dos presidentes de las entidades soberanistas.

Mientras, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, lamentó ayer la aparición de pintadas en la casa de la ministra de Sanidad, Dolors Monserrat, en relación con la prisión para los dirigentes de ANC y Òmnium, a quienes calificó de “políticos presos”, no “presos políticos”. En este sentido, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, rechazó que se pueda considerar presos políticos a Sànchez y Cuixart, y añadió que lo que ocurre en España es que nadie tiene impunidad y “el que la hace la paga”.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dijo que no se pronuncia sobre las decisiones judiciales le gusten más o menos. “Nunca lo he hecho”, subrayó. Preguntado por las palabras de Iceta sobre la prisión para Sànchez y Cuixart, que tildó de “desproporcionada”, Sánchez dijo que “respeta” y “comprende” todas las opiniones.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, sí entró a valorar la decisión judicial, y calificó de “presos políticos” a los encarcelados. En su opinión, es “gravísimo” que se haya enviado a prisión a dos personas por “haber organizado una movilización pacífica”. En esta línea, la portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, dijo que el que existan “presos políticos no contribuye a dar soluciones ni a desescalar el conflicto”.

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dictó ayer la paralización de toda la actividad institucional del Ayuntamiento durante dos días para reclamar la puesta en libertad de los presidentes de la ANC y Òmnium.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar