La prensa del día: Cataluña en su momento decisivo

CATALUÑA, EN EL AGUJERO

Desde hace 40 días, Cataluña “habita un limbo legal e institucional, carece de seguridad jurídica y la vigencia de la democracia está en entredicho”. La “desconcertada y desconcertante reacción del Gobierno de Mariano Rajoy, mal asesorado en su alianza con el igualmente desconcertado y desconcertante Pedro Sánchez, ha acabado de redondear el entuerto”. La sociedad española en su conjunto, no solo la catalana, antes irritada, “está cayendo ahora en el abatimiento y la frustración”. “Ante la mirada vacilante de nuestros dos principales dirigentes políticos, que callan casi todo el tiempo para ocultar su incapacidad, el Estado de derecho, el sistema democrático y hasta la economía de mercado están en entredicho”. El Govern “no atiende a otra cosa que a la agitación rupturista”. El Parlament, “clausurado por orden superior, incapaz de ejercer sus funciones, reducido al papel de comparsa”. Hasta la policía autonómica “renquea bajo unos jefes procesados, nada menos que por presunta sedición. ¿Cómo llamar democracia a esta Generalitat degradada por sus dirigentes?”. Y el vicepresidente económico Oriol Junqueras – mientras la CUP amenaza con extorsiones fiscales – permanece mudo e impasible ante la huida de 805 sedes empresariales, un aldabonazo y un fatal augurio para la vida económica de los catalanes. Y, por ende, de todos los españoles”. Frente a esos desastres, “el Gobierno central parece pensar que con no visualizarse la declaración de independencia, todo está arreglado y nada es un problema”. Ni el “múltiple esguince del Estado en la comunidad más importante”, ni la desafección callejera de todo signo ni “la vergüenza mediática internacional a la que asiste sin apenas reacción”.

EL PAÍS 1,14. Editorial

EL DEBER DE RAJOY ES RESTAURAR YA LA LEGALIDAD

“Ni Rajoy puede seguir dilatando los tiempos, ni puede fiar la salida a este grave desafío a una eventual ruptura del bloque secesionista”. El Gobierno “tiene que asumir de una vez que la Generalitat es ya un Gobierno autonómico que se ha declarado en rebeldía y que, tras vulnerar el autogobierno, Puigdemont y sus socios sólo conciben cualquier proceso de diálogo como un chalaneo para negociar la rendición del Estado y la segregación de Cataluña”. la “abierta felonía de las autoridades catalanas y el quebranto económico causado exigen una reacción contundente”. Rajoy tiene que dejar claro que usará todos los resortes que contempla la ley para restituir el orden constitucional en Cataluña. “Y que lo hará con el suficiente liderazgo operativo y político que permita preservar los derechos y libertades de todos los españoles y, al mismo tiempo, enviar una señal de confianza a ciudadanos y empresarios”. Rajoy “acierta al negociar con PSOE y Ciudadanos la aplicación del artículo 155, aunque es evidente que cualquier estrategia pasa por asumir el control, al menos, de la Consejería de Economía y de los Mossos d´Esquadra”. Resulta fundamental que el presidente “supere el vértigo que parece suponerle activar este recurso”. Es “una exigencia inexcusable, clamorosa y urgente que el Estado restituya el marco constitucional en Cataluña.

EL MUNDO 3. Editorial

PUIGDEMONT NO MERECE ÁRNICA

La supuesta convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña “podría ser el primer paso de una salida en busca de una solución”, aunque no una solución definitiva. Cataluña “podría retomar la senda de la legalidad, pero aún quedaría la parte más compleja y necesaria: un nuevo Gobierno que empezase a desmontar el andamiaje de la amenaza separatista en el futuro”. “Sin una rectificación tajante, el artículo 155 y el Código Penal son las únicas alternativas fiables contra los delincuentes que han puesto al Estado en jaque. Parte de la incertidumbre que pesa sobre Cataluña debería aclararse hoy. “Todo sigue siendo un demoledor cúmulo de contradicciones en un independentismo desnortado”. “Ya no valen más argucias”. Puigdemont “debe asumir que el Estado está listo para aplicar ese artículo 155 que permita intervenir funciones ejecutivas del Gobierno autonómico más caótico y dañino de nuestra democracia”. Es “una solución difícil, pero planificada, factible y pactada con los demás partidos constitucionalistas, ya que Podemos se ha convertido en un acólito del separatismo”.

ABC 4. Editorial

RESPONSABILIDAD HISTÓRICA DE PUIGDEMONT

Puigdemont “ha ido ya muy lejos en su lucha por la independencia, así como en su desafío al Estado”. Para un político conocedor de sus obligaciones con todos los ciudadanos “lo prioritario es conservar el bienestar colectivo”. En este afán Puigdemont no estaría solo. Hay mucha gente en su partido, e incluso entre independentistas de otra filiación, que “preferiría asistir al triunfo del buen juicio y la prudencia sobre la temeridad”. Permitiría conservar un buen margen de maniobra, contribuiría a la salvaguarda de las instituciones y nos acercaría a una solución negociada, la única deseable y merecedora de ese nombre. “Si el presidente de la Generalitat opta por picar espuelas y salir al galope, se acercará pronto a un horizonte negro, bien definido”. Los catalanes dependen de Puigdemont, “enfrentado hoy a una responsabilidad histórica”.

LA VANGUARDIA 20. Editorial

ELECCIONES, ÚNICA SALIDA

La única salida viable en estos momentos es convocar elecciones. “Es comprensible que, llegado a este punto, en el ánimo de Puigdemont pese que no puede dar un paso más sin arriesgar una implosión del independentismo”. “No se trata de rendirse, sino de actuar con el bien común como único objetivo. Perseverar en la vía de la unilateralidad lleva al artículo 155, al fin del autogobierno y a trasladar el choque institucional de forma irremediable a la calle”. Convocar elecciones “no solo podría evitar la intervención de la Generalitat, sino que daría a la ciudadanía catalana la posibilidad de expresar su postura en el conflicto donde hay que hacerlo: en unas urnas legales, reconocidas por todos y con plenas garantías democráticas” y devolvería las instituciones catalanas al marco de la Constitución y el Estatut.

EL PERIÓDICO 18. Editorial

PUIGDEMONT, CONVOQUE ELECCIONES

La convocatoria de elecciones es la mejor salida en términos democráticos: es necesario introducir sosiego, reflexión y romper una mayoría demasiado minoritaria para proclamar la independencia. La intervención de la Generalitat “supondría un rotundo fracaso para el nacionalismo”. “Sólo unos comicios podrían devolver a la política catalana a la legalidad”. La oferta de Rajoy está encima de la mesa y demuestra su voluntad de ofrecer una salida a Puigdemont, que sería la solución más racional para frenar medidas de intervención.

LA RAZÓN 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar