El Gobierno insta a la Generalitat a volver al marco constitucional

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tras la reunión del Consejo de Ministros, ha señalado que el Gobierno podría verse obligado rebajar las expectativas de crecimiento económico para 2018 si no se resuelve la situación en Cataluña.

El Ejecutivo ha analizado un informe presentado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, elaborado con el fin de remitir a Bruselas el Plan Presupuestario para 2018.

Al respecto, Soraya Sáenz de Santamaría ha explicado que dicho informe recoge que “2018 debería ser un buen año para el crecimiento y el empleo”, pero que los acontecimientos hacen que el Gobierno sea “más prudente”. De hecho, ha avanzado que si no hubiera una “pronta solución” a este asunto, el Ejecutivo “se vería obligado a bajar las expectativas de crecimiento económico para el año 2018”.

La vicepresidenta ha argumentado que “las agencias de calificación han alertado de que la inestabilidad política y económica puede perjudicar la economía catalana y de que la continúa la salida de empresas podría terminar provocando una recesión en Cataluña, lo que indudablemente afectaría al conjunto del crecimiento del PIB”. “Las inversiones se escapan y la factura la pagan siempre los ciudadanos de Cataluña, sus empresas y sus trabajadores”, ha añadido.

Además, Sáenz de Santamaría ha indicado que los datos del segundo trimestre del año muestran una caída del 10% de las inversiones en Cataluña, mientras que en el conjunto de España crecen un 13%, y apuntan a una “drástica caída del turismo”. Según el sector, ha dicho la vicepresidenta, “entre el 20% y el 30% de las reservas hoteleras en Barcelona se han visto afectadas”.

En este contexto, Sáenz de Santamaría ha reiterado que “la Generalitat está creando todas las condiciones para sumir a Cataluña en una aguda desaceleración e, incluso, en una recesión económica”.
Vuelta al marco constitucional

Soraya Sáenz de SantamaríaPool Moncloa/ César P. SendraSoraya Sáenz de Santamaría ha afirmado que “las autoridades catalanas aún están a tiempo, tienen la oportunidad de recuperar la normalidad institucional y la convivencia ciudadana y poner fin a la inestabilidad”.

En este punto, ha subrayado que el Gobierno le ha planteado al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, “una pregunta sencilla -“un sí o un no”- para terminar con un problema complejo”. “Si tiene voluntad política, tiene la vía para regresar al marco constitucional de convivencia y al sistema democrático de derecho”, ha agregado

Asimismo, la vicepresidenta ha insistido en que el Ejecutivo ha ofrecido a Puigdemont “diálogo en el marco de la ley y en el seno del Parlamento”, donde están representadas todas las fuerzas políticas y todo el pueblo español.

Al respecto, Soraya Sáenz de Santamaría ha recordado que “en el Congreso ya hay en marcha una comisión de estudio para la evaluación y modernización del Estado autonómico, donde el presidente de Cataluña puede “hacer sus reflexiones, sus planteamientos y sus propuestas”.

Por otra parte, la vicepresidenta ha sostenido que “en nuestro marco constitucional nada es inmutable y todo se puede hablar, pero desde el respeto a las reglas del juego democrático y a los derechos de los ciudadanos”.

A juicio de Sáenz de Santamaría, esta oferta de diálogo, que no es solo del Gobierno sino de una “amplísima mayoría” del Congreso de los Diputados, es una oferta “sensata, moderada y entendible”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar