La CUP da un mes a la Generalitat para negociar

El portavoz del secretariado de la CUP, Quim Arrufat, confesó que sentían “cierto desconcierto” por cómo se había desarrollado la jornada al no acabar con la proclamación de la república catalana, tal y como “habían acordado”, y dijo que la “cadena de confianzas” con el presidente catalán no se había roto pero sí había quedado “tocada”. Arrufat exigió a Puigdemont acotar en el tiempo los plazos para negociar. “Encontraríamos normal que fuera un límite de un mes más o menos”, añadió. En cualquier caso, insistió en que la CUP “no permitirá que esta legislatura acabe sin aplicar los resultados” del 1-O. Arrufat anunció que propondrá al Consejo Político de su formación suspender la actividad de sus diputados mientras la declaración de independencia esté suspendida.

En su intervención en el Parlament, la diputada de la CUP Anna Gabriel expresó su rechazo a que la declaración de independencia sea suspendida a la espera de una mediación que no se ha producido y con un “Estado español que no quiere” que se produzca, por lo que advirtió de que la CUP “no renuncia” a una declaración efectiva y con carácter inmediato. En su opinión, ayer “se perdió una ocasión” para proclamar el nacimiento de una república catalana que pusiera fin al “régimen del 78”.

Por otro lado, los presidentes de ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente, se mostraron “satisfechos” por la llamada al diálogo realizada por el presidente de la Generalitat. Sánchez dijo que mientras por un lado es un “anuncio inequívoco de proclamación del Estado catalán”, por otro se ha tomado una decisión de enorme “responsabilidad” al suspender sus efectos para solicitar una mediación. Cuixart insistió en que sigue vigente el “compromiso” de reconocer los resultados del 1-O y que ayer se dio “un paso más” en el proceso de autodeterminación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar