Rajoy pide a Puigdemont que renuncie a la independencia para evitar “males mayores”

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió ayer al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que renuncie a la Declaración Unilateral de Independencia para evitar “males mayores”. En una entrevista concedida a la Agencia EFE, el jefe del Ejecutivo insistió en que “la mejor solución” es que “todas aquellas personas y gobernantes que han decidido por su cuenta y riesgo liquidar la ley y situarse fuera de ella vuelvan a la legalidad”. “Eso es lo que está pidiendo toda la sociedad”, afirmó.

“El Gobierno sabe perfectamente lo que va a hacer en cualquiera de los escenarios, cómo lo va a hacer y cuándo lo va a hacer. El Gobierno sabe cómo manejar esta situación”, aseguró Rajoy, quien reiteró que no va a permitir “de ninguna de las maneras” la independencia de Cataluña. “Haré lo que crea que deba hacer, lo que crea que sea mejor para España y en el momento que me parezca más oportuno. Escucharé a todos, pero la decisión me corresponde a mí”, afirmó.

Rajoy confió en “tener el apoyo” del PSOE, de Ciudadanos, de otras fuerzas políticas “y del conjunto de la sociedad española”. Acerca de las peticiones de mediación el presidente consideró que “la unidad de España no es objeto de ninguna mediación ni de ninguna negociación” y recalcó que lo primero es cumplir la ley. “A partir de ahí ya viviríamos una situación de normalidad. Podríamos hablar, podríamos dialogar, podríamos acordar, en el Parlamento o fuera del Parlamento”, señaló.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, recordó que “todo lo que se sitúa fuera de la democracia es una amenaza a nuestra nación” y recordó en papel que las Fuerzas Armadas tienen para garantizar la unidad de España.

Por su parte, la fundación FAES, que preside José María Aznar, pidió ayer al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que adopte medidas de manera inmediata ante el “ataque frontal” a la Constitución y considera que no hay “excusa aceptable alguna para continuar en la inacción, ni ampararse en cálculos de oportunidad, eficacia o coste”. El texto dice que si “hubiera de reconocer su incapacidad” para hacer frente a la “magnitud de la amenaza” entonces debería convocar elecciones y “otorgar a los españoles la posibilidad de decidir qué Gobierno, con qué propuesta y con qué apoyo electoral deberá hacer frente a esta coyuntura crítica para España”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar