Prensa de hoy: La ciudadanía mayoritaria se pronuncia

LA MAYORÍA SILENCIOSA EMPIEZA A HABLAR

La Societat Civil Catalana ha convocado hoy una manifestación en Barcelona. La mayoría silenciosa empieza a hablar. La tensión generada por el independentismo ha llevado a una crispación en la que los que no comparten el proyecto secesionista se han visto empujados al silencio. Dar visibilidad a esa mayoría silenciosa, recuperar un clima de diálogo y concordia, reforzar el proyecto de convivencia, celebrar la larga historia de complicidades entre los catalanes y el resto de los españoles: todo esto forma parte de esta convocatoria. Gran parte de los ciudadanos catalanes confiaban en el funcionamiento de las instituciones y creían que los partidos políticos librarían dentro del marco legal sus batallas. Pero tras lo ocurrido en las últimas semanas, se entiende que haya muchos catalanes que quieran dar visibilidad a su rechazo al procés que está debilitando las instituciones y, sobre todo, reafirmar que la pluralidad es incuestionable y una de las mayores riquezas de Cataluña. Estos catalanes están saliendo a la calle para acabar con la falacia independentista de que existe un único pueblo que quiere irse de España, y una minoría que lo acepta en silencio y acríticamente.

EL PAÍS 14. Editorial

LA CIUDADANÍA TOMA LAS CALLES EN FAVOR DE LA CONVIVENCIA

El independentismo ha perdido el espacio público que tenía monopolizado para su causa. Miles de ciudadanos de toda España tomaron ayer las calles en defensa de la convivencia en una España unida. Una gran marea de banderas de España llenó la Plaza de Colón de Madrid por “la nación, la Constitución y el Estado de derecho”. Mientras miles de manifestantes vestidos de blanco se concentraron frente a los Ayuntamientos de las principales ciudades para pedir diálogo en el marco de la ley. El colofón final a esta reconquista de la calle será hoy en Barcelona, donde la mayoría silenciada por el sectarismo separatista saldrá a la calle. La movilización pacífica de la sociedad civil es la prueba de que nuestra democracia es sólida. Las diferencias entre las proclamas de la marea de las banderas de España y de quienes optaron por el blanco reflejan que la sociedad española está dividida sobre cómo se debe resolver el conflicto, pero todos, con unanimidad, defienden el respeto a la legalidad vigente y el Estado de derecho. Lo urgente es restablecer la legalidad en Cataluña y que sus dirigentes autonómicos rindan cuentas ante la Justicia. Cuando la ley regrese a Cataluña, habrá que retomar el diálogo, libre de chantajes y dentro de la Constitución.

EL MUNDO 3. Editorial

LA CATALUÑA SILENCIOSA RECUPERA HOY EL ESPACIO PÚBLICO

La manifestación de hoy en Barcelona debe ser un punto de inflexión para que la voz de la Cataluña silenciosa recupere los espacios públicos confiscados por los separatistas. La convergencia de izquierda y derecha no nacionalista en esta manifestación demuestra que es posible articular una unidad social con proyección política para lograr una transformación en Cataluña desde Cataluña. Pero estos ciudadanos deben sentirse respaldados por el Gobierno y los partidos no nacionalistas para crear una voz organizada, sólida y resistente. El acto de hoy es necesario también para que el debate no se quede en la referencia al diálogo. La insistencia con que algunos piden que “ambas partes” se sienten a dialogar encierra el venenoso mensaje de que lo que sucede en Cataluña es por falta de acuerdo y diálogo. Todo lo contrario. El nacionalismo catalán es desleal y el conflicto que ha provocado es resultado de incumplir sus propios pactos y consensos. No es diálogo lo que falta en Cataluña, sino lealtad política, respeto a la ley y, sobre todo, firmeza para garantizar la vigencia de la Constitución.

ABC 4. Editorial

LA ECONOMÍA CATALANA ESTÁ EN RIESGO

Después del 1-O, el panorama es de máxima gravedad. Cataluña se considera ya un problema con alto poder desestabilizador y los mercados financieros no han tardado en reaccionar. Los primeros efectos están a la vista: grandes empresas ha trasladado su sede social fuera de Cataluña para protegerse de posibles efectos adversos de una declaración unilateral de independencia. Además, los inversores observan Cataluña con mucha preocupación. La economía catalana está en riesgo. Los mercados no priman la incertidumbre ni las situaciones sin salida. La independencia lowcostno existe y a estas horas ya lo sabe toda la sociedad catalana. Aún estamos a tiempo de evitar una catástrofe. Pedimos al presidente de la Generalitat, a todos los miembros del Govern y a los diputados del Parlament que actúen con la máxima responsabilidad y desoigan el dicterio de los aventureros. Archiven la DUI. Propongan un generoso tiempo de diálogo. Salvaguarden la Generalitat. Protejan la economía y a sus conciudadanos. Actúen con inteligencia. Eviten un drama.

LA VANGUARDIA 34. Editorial

CLAMOR POR EL DIÁLOGO

El desprecio a la ley y el abandono de la política ha llevado a las calles un conflicto que no debería haber salido de las instituciones. El fracaso de la política para abordar el problema catalán ha convertido España en un manifestódromoen el que habían reinado en solitario los independentistas catalanes. Hasta este sábado en el que la ciudadanía ha salido a pedir diálogo. El diálogo es imprescindible y, por tanto, hay que hacerlo posible. Este diálogo no necesita mediadores sino voluntad de las partes. Por un lado, el Govern de la Generalitat debe retornar a la legalidad vigente, acordada por todos. Por otro, el Gobierno de España, con el amparo de los grupos parlamentarios, debería aceptar hablar de todo, porque lo que es ilegal es el método pero en ningún caso las ideas si se expresan por los cauces previstos.

EL PERIÓDICO 14. Editorial

LOS CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO DEBEN COBRAR LO MISMO QUE LOS AUTONÓMICOS Y LOCALES

La Guardia Civil y la Policía Nacional conforman la columna vertebral de la seguridad ciudadana y así son percibidas por la mayoría de la sociedad española. Por ello, no se entiende que se mantenga el agravio comparativo que sufren los hombres y mujeres que los integran, suyos salarios y condiciones laborales son muy inferiores a los que disfrutan otras policías autonómicas y municipales. LA RAZÓN ha iniciado una campaña informativa y de opinión para reclamar y conseguir que en el menor tiempo posible el Gobierno corrija esta desigualdad. Hay que alcanzar un acuerdo sobre bases sólidas. Se pueden establecer plazos y tramos para las subidas salariales, pero con un calendario cerrado. Sin duda, los sucesos de Cataluña han llevado a la conciencia de los ciudadanos esta situación de injusticia salarial.

LA RAZÓN 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar