El Tribunal Constitucional suspende el pleno del Parlamento catalán del lunes

El Tribunal Constitucional suspendió ayer cautelarmente el pleno del Parlament del próximo lunes 9 de octubre en el que tenía previsto comparecer el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para “valorar los resultados del referéndum del 1 de octubre y sus efectos” y en el que posiblemente se pretendía proclamar la declaración unilateral de independencia de Cataluña.

La orden se produjo tras admitir un recurso de amparo presentado ayer por la mañana por diputados del PSC que consideran que el acuerdo de celebración de ese pleno atenta contra sus derechos como parlamentarios al impedirles ejercer el cargo “sin perturbaciones ilegítimas”. En el recurso solicitaron la suspensión del acuerdo de la Mesa, como medida cautelar, y por tanto la convocatoria del pleno.

La demanda de amparo llegó a la Sala Segunda y el presidente del Tribunal, Juan José González Rivas, propuso que fuera llevada al pleno. Los 12 magistrados que lo componen aceptaron la petición de amparo y dictaron la resolución por unanimidad, al considerar la “especial trascendencia constitucional” del pleno del lunes y valorar la “relevante y general repercusión social y económica” con “consecuencias políticas” de la cuestión planteada en recurso del PSC. La medida cautelar declara “radicalmente nulo y sin valor ni efecto alguno” cualquier “acto, acuerdo o vía de hecho” que incumpla la suspensión de la sesión del Parlament del lunes. El Constitucional indica que en este caso concurre “urgencia excepcional” ya que la celebración del pleno “produciría un perjuicio de imposible o muy difícil reparación”.

El Tribunal notificó su resolución a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y a los miembros de la Mesa de la Cámara y les recordó su deber de “impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión”. Asimismo les advirtió de las “eventuales responsabilidades, incluida la penal” si no acatan la resolución.

La presidenta del Parlament. Carme Forcadell, respondió a través de su cuenta de Twitter: “Suspender plenos que no están ni convocados es la nueva oferta de diálogo”. También el portavoz del Govern, Jordi Turull, ironizó sobre el hecho de que la sesión del Parlament no está convocada. “Qué eficacia”, tuiteó. El alcalde de Tortosa y diputado del PDECat Ferran Bel criticó el “servicio al país de los socialistas catalanes”. “Su respuesta sigue siendo la amenaza y la suspensión, pero no pueden coartar la democracia y la libertad”, proclamó ERC a través de las redes sociales. El líder de Podem, Albano Dante Farchín, dijo que ni la Guardia Civil ni el Parlament pueden sacar a los diputados del Parlament. “Nos puso en él la gente, solo nos puede sacar la gente”, afirmó.

Tras conocerse la resolución del Tribunal Constitucional, Sí que es Pot presentó una petición de comparecencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el Parlament “para dar cuenta de la situación política tras el 1 de octubre y proponer las medidas políticas que considere necesarias”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar