El Gobierno advierte a Puigdemont que no negociará “ninguna ilegalidad”

  El Gobierno rechazó las críticas vertidas por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, contra el Rey y aseguró que no negociará “ninguna ilegalidad” ni aceptará “ningún chantaje”. En un comunicado, el Ejecutivo aseguró que las críticas al monarca “demuestran que el señor Puigdemont no sólo está contra la ley, sino fuera de la realidad”. Asimismo, insistió en que si el presidente catalán quiere hablar, negociar o enviar mediadores debe antes “volver a la senda de la Ley que nunca debió abandonar”.

>La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, criticó que el presidente de la Generalitat no atienda el mensaje a “la moderación, la cordura y la convivencia democrática” que realizó el Rey y siga en una deriva que le “aleja de la rectificación que le pide todo el mundo”.

Santamaría dijo que Puigdemont ha llevado a los catalanes a la “mayor división” de la historia y le reprochó que insista en su deriva secesionista porque cada una de sus declaraciones es “un viaje a ninguna parte” ya que “fuera de la ley no hay democracia ni convivencia”.

El Gobierno esperará a tomar las medidas extraordinarias que tiene en cartera contra el desafío independentista hasta conocer los pasos que dé Puigdemont. El Ejecutivo, según el diario, tiene preparadas todas las respuestas legales frente a la posibilidad de que el Govern o el Parlament avancen en su desafío.

Todos los partidos reaccionaron al discurso del presidente catalán. El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, tildó de “infame y un cúmulo de mentiras y manipulaciones” el discurso de Puigdemont, y criticó su “falta de respeto al Rey de todos los españoles, incluidos los catalanes”. En su opinión, al igual que con Tejero, “no cabe ninguna concesión ni negociación con Puigdemont, ni mediación internacional”.

El secretario de Organización del PSOE, José Ábalos, calificó de “cinismo político” la intervención del presidente catalán y le acusó de “escudarse” en la población catalana. La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, reprochó a Puigdemont las críticas realizadas al Rey y le recordó que incumplir las leyes y dividir a los catalanes no es el camino. Desde Podemos, el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político, Íñigo Errejón, agradeció “la prudencia y el tono” empleado por el presidente de la Generalitat. El lehendakari, Íñigo Urkullu, dijo que Puigdemont se mostró “dispuesto a la mediación para abrir una puerta al diálogo”. “No ha dicho no a Felipe VI, le ha dicho que así no”, añadió.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar