Alerta por sequía en al menos seis cuencas fluviales

La Oficina Técnica de la Sequía (OTS) propuso decretar la situación de alerta por sequía en seis de los 19 sistemas de la cuenca hidrográfica Galicia- Costa. Así lo explicó el director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez Martínez, tras la reunión de la OTS, celebrada hoy y en la que se propuso pasar de la situación de prealerta (decretada el 12 de enero) a la activación de la fase de Alerta, según el protocolo de actuación acordado en el Plan de Sequía para la Demarcación Galicia Costa, para las cuencas de los río Verdugo, Baíña y Lagares (Sistema 1), de los ríos de Oia, O Rosal, que vierten a la Costa Atlántica (Sistema 2), para la cuenca del río Castro (Sistema 8), del río Xallas y río Cee (Sistema 7), del río Mero y otros ríos que desembocan en la ría de Coruña (Sistema 11), y de la cuenca del río Mandeo y otros ríos que desembocan en la ría de Betanzos (Sistema 12).

Además, se acordó también realizar un especial seguimiento a las cuencas del Lérez y del Ulla, pese a continuar en prealerta por entender que presentan una situación desfavorable en los últimos meses, aunque no fue continuada durante todo el año hidrológico como en el caso de las que vienen de pasar la alerta.

Tal y como explicó el director, la situación de alerta será efectiva a partir del próximo viernes, cuando se reúna el Consejo Rector de Augas de Galicia, y aclaró que la razón fundamental de esta decisión se debe a los bajos niveles de los caudales de los dichos ríos, que presentan valores por debajo del 50%, lo que las aleja de la situación de normalidad en comparación con años anteriores. En este punto indicó que se inicia año hidrológico con indicadores por debajo del habitual en esta época y de ahí que se entendiera la necesidad de activar la fase de alerta en esas zonas.

Recordó, que tal y como contempla el protocolo de la Sequía, aprobado en el año 2013, a partir de este momento será el Consejo Rector, en el que están representados todos los agentes implicados en la gestión del agua, quien se encargue de la gestión de la situación de alerta. Contará para ello con el apoyo de la Oficina Técnica de la Sequía que intensificará los controles y el seguimiento. La declaración de alerta en estas zonas significa la protección de los recursos mediante la mejora en la gestión y el uso conjunto de aguas superficiales y subterráneas, ahorros y limitaciones del consumo de los grandes sistemas de abastecimiento.

El objetivo de la declaración de alerta es garantizar el abastecimiento a la población y minimizar los efectos negativos sobre el medio natural, estableciendo medidas, de ser el caso, que protejan la flora y la fauna fluvial.

Entre las medidas derivadas de la fase de alerta está la intensificación de los controles, que pasarán a ser semanales, incrementar la coordinación entre las distintas administraciones implicadas (consellerías, Fegamp y Confederaciones Hidrográficas) y establecer contactos continuos con los ayuntamientos afectados a los efectos de seguir y evaluar las medidas adoptadas, dado que son administraciones locales las que tienen las que ostentan las competencias en materia de abastecimiento, por lo que desde la Xunta se estará a disposición de asesorar y apoyar técnicamente en el que precisen.

Roberto Rodríguez avanzó que “Augas de Galicia también podrá tomar medidas sobre posibles ajustes en el régimen de explotación de los embalses y de los caudales ecológicos de los ríos y proceder a la adopción de medidas orientadas a la agilización de las autorizaciones de captaciones alternativas que sean necesarias para paliar posibles efectos de la sequía en una determinada población.

El director de Augas de Galicia reiteró que el abastecimiento a la población está garantizado, aunque “seguimos apelando, ahora más que nunca, a hacer un uso comedido de los recursos”. La colaboración de todos es imprescindible para hacer frente a esta situación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar