Puigdemont afirma que el Constitucional “ya no altera el referéndum”

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó ayer que las actuaciones del Estado para intentar impedir la celebración del referéndum en Cataluña “rozan el ridículo” e ironizó: “Buscando papeletas han acabado perdiendo los papeles”. En declaraciones a TV3, Puigdemont garantizó que el Govern dejará “todo a punto” para que el 1-O los catalanes “puedan votar” en un referéndum sobre la independencia y añadió que “no pasará nada” si algunos ayuntamientos no colaboran, porque la Generalitat pondrá locales de votación alternativos, también en Barcelona si es necesario.

Puigdemont anunció que en los próximos días el Govern ofrecerá una rueda de prensa para “explicar todos los aspectos técnicos” del 1-O y advirtió de que el Tribunal Constitucional “ya no altera la organización del referéndum”. Asimismo, puso en duda que “en cinco días” el Gobierno pueda intervenir la autonomía catalana con “alguna garantía democrática”.

En referencia a la decisión del fiscal general del Estado de citar como investigados a los alcaldes partidarios de ceder locales municipales para el 1-O, Pugdemont consideró que “es una barbaridad” y una “aberración” y recuerda “prácticas impropias de una democracia”.

De igual modo, el conseller de Presidencia y portavoz de la Generalitat, Jordi Turull, dijo ayer que la instrucción de Maza sólo sirve para “incrementar” el compromiso independentista. En el acto de conmemoración de la Diada en Madrid, celebrado en el Centro Cultural Blanquerna, Turull advirtió de que “los problemas no se prohíben sino que se afrontan”. Turull reiteró que el Govern asumirá “todas las consecuencias” de la organización del referéndum.

La diputada de la CUP en el Parlament Anna Gabriel instó a “desbordar la capacidad represiva del Estado” y pidió a los alcaldes que “aguanten el envite”.

Por su parte, el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, dijo ayer que la Generalitat es “la única responsable” de que los alcaldes catalanes sean citados a declarar por ceder locales para celebrar el referéndum del 1-O.

Entretanto, PP y PSOE no apoyarán la petición de Unidos Podemos para que Rajoy comparezca en un Pleno urgente en el Congreso sobre Cataluña. La dirección socialista respalda que el presidente tenga que dar cuenta en la Cámara por la crisis catalana, pero siempre que sea después del 1-O.

ABC dice que “la batalla partidista agrieta el bloque nacional ante el 1-O”. Para este diario, la moción de censura de Ciudadanos en el Parlament y la comisión del PSOE “distorsionan la unidad”. LA VANGUARDIA señala que “el PP aceptará la comisión que propone Sánchez para abordar la crisis catalana” Por su parte, LA RAZÓN destaca que “Rajoy cree que el debate constitucional será sólo pirotecnia política tras el 1-O”. No obstante, este diario apunta que el “presidente no se cierra a afrontarlo para preservar ahora la unidad frente al órdago secesionista”. En este sentido, EL MUNDOindica que “Rajoy acepta revisar la Carta Magna tras el 1-O”.

En otro orden de cosas, la Comuna, organización convocante del acto madrileño en defensa del derecho a decidir, reiteró ayer la convocatoria para el domingo 17, pese al auto judicial que prohíbe su celebración en locales del Ayuntamiento de Madrid. Al tiempo, el Consistorio, por boca de su alcaldesa, Manuela Carmena, y de su portavoz, Rita Maestre, ha protestado enérgicamente por el auto del juez Yusty, además de anunciar las alegaciones que presentarán a la decisión judicial. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, consideró “terrible” la decisión judicial.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto