Prensa nacional:
Una Diada independentista

FRAUDE A LOS CATALANES

Los ciudadanos que ayer ejercieron el derecho a manifestarse merecen todo el respeto. “Otra cosa es el uso torticero que de ellos puedan hacer, y hacen, los convocantes. Y sobre todo la institución que se debe a toda la sociedad catalana -no solo a un fragmento de la misma, por importante que sea-, como el Gobierno de la Generalitat”. “La obsesión por convertir las manifestaciones en demostraciones de fuerza resulta preocupante”. “Un cierto grado de calor popular no constituye ninguna coartada para actuaciones ilegales de las instituciones; ningún escudo para leyes autoritarias y otras medidas que han sido suspendidas por los tribunales correspondientes; ninguna máscara colectiva que ampare la comisión de algún eventual delito individual de sus gobernantes”. “La manifestación oficial de ayer es el acta de certificación del fin de las sonrisas; de la pretensión de la unanimidad; el registro de la fragmentación de la sociedad catalana; la ceremonia que retrata una Cataluña dividida. Porque el sectarismo de los organizadores se ha multiplicado, ya han olvidado hasta el derecho a decidir, para abonar directamente la ruptura abrupta”.

El Gobierno de Puigdemont “engaña”. Es “falso que su pretensión a la secesión la respalde el derecho internacional; que el Código Penal no castigue la malversación y el desacato; que España ‘robe’ a los catalanes; que les prohíba votar”. “Es falso que no haya alternativa al referéndum. La hay, el Estatut y su refuerzo y/o la reforma constitucional”. “Falso que solo el Parlament pueda inhabilitar al president”, “falso que el referéndum suspendido sea ‘legal y con todas las garantías'”. “Cataluña es hoy relevante por esfuerzo de los catalanes. Y porque este se incardina en una España libre y digna: si fuese democráticamente sospechosa, la UE la pondría bajo lupa, como a Polonia y Hungría. Y vetaría una ruptura que desordenase las fronteras de 1945 en lo que es hoy la UE. Nunca Cataluña ha sido más exitosa. Ni lo sería si optase por automutilarse y quebrar una parte sustantiva de Europa”.

EL PAÍS 1 y 12. Editorial

LA DIADA ACTIVA LA VÍA CALLEJERA CONTRA EL ESTADO

El separatismo “extendió ayer su propósito de apropiación al espacio público en la esperanza de provocar el desborde del Estado amparándose en un movimiento de masas”. “Esta ha sido la Diada de la desobediencia”. Aquella en la que sus manifestantes salieron a la calle para exigir el  en un referéndum “ilegalizado” y para “respaldar la impunidad de sus gobernantes investigados por desobediencia, prevaricación y malversación”. “La irresponsabilidad histórica de los conductores del desafío no se detiene ante los representantes de otras fuerzas políticas”, y el acoso que están sufriendo los alcaldes irá en aumento hasta “hacerse insoportable”. “Especialmente delicada es la posición de Ada Colau, empeñada en un equilibrio imposible entre la institución y la calle, entre la ley y la insumisión, entre los barceloneses a los que se debe y los antisistema que la auparon”. Colau e Iglesias “están probando de su propia medicina en una crisis sin precedentes que no admite el cálculo a cambio de poder”.

EL MUNDO 1 y 3. Editorial

LA DIADA, UNA COARTADA DESTRUCTIVA

“Hace tiempo que la Diada se convirtió en la coartada de un independentismo chantajista y sin complejos para convulsionar las calles con conductas sedicentes. La Diada de hoy es sencillamente una burda manipulación de la historia para señalar con el dedo, amenazar y excluir a esa mitad de catalanes que, como mínimo, se declara abiertamente contraria a la secesión”. “Con partidos como ERC, PDECat y la CUP alineados con las tesis del terrorista Arnaldo Otegi, y con Podemos declarándose ferviente defensor de los referendos ilegales como el que Ada Colau pretende ayudar a celebrar, poniendo el Ayuntamiento de Barcelona al servicio de una insumisión, se está fabricando la coartada de un doble golpe a España. Por un lado, el muy grave y ya conocido de la ruptura territorial. Y por otro, un paralelo golpe ideológico contra nuestro sistema democrático que provoque un nuevo proceso constituyente, y una transición hacia lo más oscuro de un comunismo rancio y autoritario”. “La Diada se ha convertido en la coartada embrionaria de un movimiento transversal y totalitario de acoso y derribo de la democracia, y no es momento de escatimar esfuerzos en su defensa. Por duros que resulten”.

ABC 4. Editorial

CONVIVENCIA

“Había mucha gente en las calles de Barcelona”, pero también “había mucha en sus casas”. “La voluntad real de los catalanes sólo se podrá verificar en unas nuevas elecciones o en una consulta acordada con el Estado español”. “El asalto a la Constitución no es el camino, aunque centenares de miles de personas simpaticen con esa idea”. “Más de media Catalunya no comparte el ideario independentista, pese a su brillante despliegue en las calles. Media Catalunya y mucha gente más aún no se han recuperado del estupor que le produjeron los métodos empleados la semana pasada en el Parlament para aprobar las denominadas leyes de desconexión”. “Herida la institucionalidad, salvaguardemos la convivencia”. “Ausencia de violencia, sí, pero restitución del respeto mutuo en una Catalunya políticamente fragmentada. La misma reclamación expresamos al Gobierno español, a los partidos españoles, a los medios de comunicación y a los círculos intelectuales que los animan”. “Nuestro primer deber como europeos es preservar la convivencia”.

LA VANGUARDIA 26. Editorial

LA DIADA DEL INDEPENDENTISMO

“Tienen razón quienes lamentan que una festividad que antes era de todos haya sido patrimonializada por una parte muy determinada de la sociedad catalana, este año de forma tan explícita como elocuente era el lema de la manifestación: La Diada del . Nada será posible si tras el 1-O, se celebre el anunciado referéndum o sea un simple simulacro, sin tener en cuenta que esa mitad de Catalunya existe”, pero tampoco “se puede excluir a la otra mitad, a la que ayer ni se manifestó ni se sintió representada, del devenir político catalán”. “No hay que olvidar que la manifestación de ayer fue la de los del  en un referéndum, el del 1-O, que vulnera la Constitución y el Estatut. Ayer no se manifestaron ni quienes votarían no ni quienes quisieran una consulta, pero no una basada en la desobediencia”. “Se equivoca la cúpula independentista: el 1-O, unilateral y fuera del ordenamiento jurídico, no es un asunto de democracia, sino de legalidad”.

EL PERIÓDICO 1 y 14. Editorial

EL SECUESTRO DE LA CALLE

“Ni la opinión pública española ni, mucho menos, el Gobierno de la nación van a dejarse impresionar por una movilización que no supone otra novedad respecto a la anterior que la ausencia de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de la fila de autoridades. No. Pese a los esfuerzos declamativos de sus organizadores, no estamos más que ante otra ‘última Diada’, con la misma parafernalia de las anteriores. Lo que sí tiene trascendencia política y, por lo tanto, provoca la natural preocupación en la inmensa mayoría de los ciudadanos es la operación golpista de la Generalitat de Cataluña y de su Parlament contra la Constitución”. “Si el ‘proceso’ ha adquirido tintes de problema nacional, y muy grave, no es por la ocupación de las calles de Barcelona por los separatistas, sin por la utilización delictiva de las propias instituciones del principado, cuya legitimidad, no lo olvidemos, procede de la misma fuente constitucional que el resto del ordenamiento político español, por quienes más obligados se encuentran a respetarlo y hacerlo respetar. De la misma manera que la exhibición callejera no puede nunca sustituir la legitimidad de la democracia”. “Dejar que se incumpla la ley, no importa el número de bocas que lo demanden y lo alto que lo griten, supondría tanto como colaborar en el delito y ello no va suceder”.

LA RAZÓN 3. Editorial

Los ciudadanos exigen el imperio de la ley

Los ciudadanos exigen por amplísima mayoría que se mantenga el imperio de la Ley y que la Justicia actúe con todas las consecuencias”, según se desprende de la encuesta de ‘NCReport’. La encuesta también refleja la opinión de que el Gobierno de Mariano Rajoy “está comportándose con debilidad frente a las acciones de los independentistas”.

LA RAZÓN 3. Editorial

El secesionismo redobla su desafío (EL ECONOMISTA 3. Editorial) Palabras como las de Jordi Sánchez o las de Carles Puigdemont asegurando que no reconoce más autoridad que la propia de la Cámara catalana “delatan que el verdadero objetivo del independentismo es redoblar su desafío y cerrar filas en torno al president, hasta lograr una imagen que llevan tiempo anhelando, la de las fuerzas de seguridad deteniendo a un protagonista clave del procés, con objeto de intensificar su victimismo”.

Alcaldesas colaboracionistas (LA RAZÓN 3. Suelto) Está claro que ni Colau ni Carmena “defenderán el Estado de Derecho. Y si no estás con la Ley, estás contra ella”.

Moody’s advierte sobre la economía (LA RAZÓN 3. Suelto)

Cuando Peter Pan alzó la ‘estelada’ (EL PAÍS 18. Rubén Amón) “Ha sido la Diada del cisma”.

Buscar interlocutores para octubre (EL PAÍS 23. Javier Ayuso) “Es el momento de buscar nuevos interlocutores” para buscar “un punto de encuentro que permita reformar la Constitución y adecuarla a las nuevas demandas políticas y sociales”

Unidos contra la tropelía(EL MUNDO 2. Luis María Anson) “La unidad de España está en peligro”.

La otra Diada (EL MUNDO 12.Carlos Cuesta) “La fuerza del bloque separatista sólo es una: la debilidad del bloque constitucionalista”

Democracia tarada (EL MUNDO 16. Ignacio Vidal-Folch)

Cataluña, dos exámenes (ABC 17. Salvador Sostres) “Todo el mundo sabe lo que la Generalitat pretende pero nadie cómo el Gobierno piensa evitarlo”.

Subir la apuesta (LA VANGUARDIA 2. Màrius Carol) “Ojalá la razón política acabe por imponerse”.

Seis 77 (LA VANGUARDIA 13. Enric Juliana) “El PNV empieza a avisar a Rajoy de que su apoyo puede depender del trato que dé a Catalunya”.


© 2011 Galega de Comunicación e Información, S.L.U. - Aviso legal - Contacto